Inmigración

Juez texano accede a posponer publicación de datos de 50 mil inmigrantes indocumentados

Gobierno de EEUU: sanciones impuestas por el juez Andrew Hanen exceden la autoridad del tribunal y representan un daño al Departamento de Justicia, al Departamento de Seguridad Nacional y a miles de inocentes.
8 Jun 2016 – 1:12 AM EDT

BROWNSVILLE, Texas - El juez Andrew Hanen de la Corte de Distrito Sur de Texas, accedió hoy a posponer una orden previa que había emitido para que el Gobierno de Barack Obama publique los registros de inmigración de más de 50 mil inmigrantes indocumentados en el país.

Hanen dijo que escuchará la apelación del Departamento de Justicia el próximo 22 de agosto sobre el asunto, después de que este se negara a hacer públicos los archivos.


Los abogados de la Administración del presidente Barack Obama solicitaron al magistrado texano, quien en el pasado también suspendió las medidas inmigratorias decretadas por Obama, que reconsidere su petición del pasado 19 de mayo.

En un escrito presentado ante la sala de Hanen en Brownsville (Texas), el Gobierno estadounidense considera que "las sanciones impuestas exceden la autoridad del tribunal e imponen un daño injustificado e irreparable al Departamento de Justicia, al Departamento de Seguridad Nacional y a miles de inocentes".

El Departamento de Justicia, además, anunció que elevará la petición al Tribunal de Apelaciones del Circuito Quinto de Estados Unidos, con sede en Nueva Orleans (Luisiana) y jurisdicción sobre Texas, en caso de que Hanen no reconsidere su posición.

El listado requerido por Hanen debe incluir los datos de los jóvenes indocumentados beneficiados por el DACA en 2012 y que en 2014 recibieron una renovación de tres años, en vez de dos, como establecía la normativa.

Extender el alivio migratorio de dos a tres años fue una de las modificaciones que Obama introdujo en el programa DACA en noviembre de 2014, cuando también proclamó el plan Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA) para frenar la deportación de los padres de ciudadanos estadounidenses o hijos con residencia permanente.

Los dos programas fueron suspendidos temporalmente por Hanen en febrero de 2015 y ahora están siendo estudiados por el Tribunal Supremo, que se espera emita una decisión este mismo mes.


Aunque Hanen paralizó las dos medidas, el Gobierno concedió a miles de jóvenes indocumentados una renovación del programa DACA por tres años, en vez de por dos, prolongando así la autorización para residir provisionalmente en Estados Unidos y obtener un permiso temporal de trabajo.

Los abogados del Gobierno reconocieron que se había cometido un error y modificaron los beneficios de tres años, pero Hanen les acusa de actuar malintencionadamente y de intentar saltarse la ley.

Por ello, el magistrado también pidió clases de ética para los abogados del Departamento de Justicia y ordenó sanciones para aquellos que han defendido en los tribunales las medidas migratorias que proclamó Obama para frenar la deportación de cinco millones de indocumentados.

Historias relacionadas:


Más contenido de tu interés