null: nullpx
Asesinatos

Buscan a presunto pandillero de la MS-13 acusado de matar a su novia con un rifle de asalto en Houston

El cuerpo sin vida de Maritza López, de 25 años, fue encontrado dentro de un clóset en el apartamento donde vivía con su novio. Testigos dijeron haber escuchado voces y gritos provenientes de la residencia y luego una fuerte detonación.
22 Jun 2017 – 3:58 PM EDT

HOUSTON, Texas. – Cuando Blanca García llegó al apartamento donde vivía su hija, el pasado domingo 18 de junio, de inmediato supo que algo muy malo le había ocurrido. Había muchos agentes de policía y no le permitieron pasar, ni le daban razón de la joven.

Luego de cinco horas de espera, los detectives en la escena le informaron a la angustiada madre que su hija, Maritza López, había fallecido. No le dieron detalles de cómo se produjo la muerte.


“La razón exacta no me la han dicho, lo que si sé es que su pareja, Carlos González, la mató, dejando a mi niña (nieta) sola, sin su mami… mi bebé tiene 3 meses”, dijo García en una entrevista exclusiva con Noticias 45 de Univision Houston.

La versión de la madre sobre el presunto autor de la muerte fue confirmada por los investigadores del condado Harris que estuvieron presentes en la escena del crimen y cuyas declaraciones con lo que sabe del caso están consignadas en documentos judiciales.

Carlos González, de 26 años, quien según testigos presumía ser un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS-13) y haber asesinado a varias personas, enfrenta cargos por el asesinato de su novia y es buscado por las autoridades del condado Harris.

El reporte del médico forense dictaminó que la muerte de la joven fue causada por una herida de bala en la cabeza, que causó daño severo al cráneo, lo cual es consistente con las lesiones causadas por un disparo de rifle.

En el documento de la acusación contra González se lee que fue él mismo quien informó que la joven estaba herida. En una llamada que hizo al servicio de emergencias dijo ella se había disparado a sí misma de forma accidental mientras manipulaba un arma.

Cuando los oficiales llegaron al apartamento de la víctima, la puerta estaba abierta y uno de ellos ingresó. En el interior notó múltiples rastros de sangre, en el tapete de la sala y en la puerta. Luego descubrió el cuerpo de la chica, que yacía boca arriba, semidesnuda, en un charco de sangre dentro del clóset.

El personal médico del equipo que atendió la emergencia intentó tratar a la víctima, pero no había nada que hacer. Fue declarada muerta en la escena y se contactó a los detectives de la unidad de homicidios.
El arma con la que se cometió el crimen, que autoridades creen es un rifle de asalto, no fue encontrada. Tampoco había rastros de González.

Una tía del presunto agresor dijo a las autoridades que encontró a la pequeña hija de su sobrino, una bebé de 3 meses, en unas escaleras afuera del apartamento donde ella vive. Dijo que alguien golpeó en su puerta y al abrir solo encontró a la criatura. Luego la llevó hasta el lugar de trabajo de la madre de la víctima y se la entregó. La tía de González y la madre de la joven asesinada no sabían que estaba ocurriendo.

“Si alguien lo ve, por favor llamen a la policía… No es justo que le arrebató la vida (a Maritza) a sus 25 años, ella estaba muy a gusto con su bebé y no es justo todo esto, por favor ayúdenme”, suplicó la señora García sin poder contener el llanto.

Historial de violencia

Carlos González y Maritza López estaban juntos desde que ambos eran adolescentes, pero él siempre fue violento e irrespetuoso con la chica, según declaraciones de familiares a las autoridades. La noche antes del asesinato, la víctima había hablado con su hermana y le había contado sobre un altercado con González, al parecer ella lo había echado de la casa y había planeado regresar a vivir con su mamá.

Según información consignada en documentos judiciales, la última vez que la hermana de la joven la visitó en su apartamento, presenció cuando González estaba ‘jugando’ o ‘manipulando’ un rifle de asalto, “que ella pensó se trataba de un AR-15”, se lee en la declaración. La hermana también declaró que el acusado del crimen admitió en varias ocasiones que era miembro de la pandilla MS-13 y presumía de haber matado personas.

González había sido arrestado y sentenciado en el pasado por robo a una vivienda. También se informó que estaba de forma ilegal en Estados Unidos y había sido deportado.

Vea También:

En fotos: Así nacieron y echaron raíces las pandillas centroamericanas en Estados Unidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés