null: nullpx
Asesinatos

Autoridades: madre hispana desaparecida en Texas fue asesinada y su cuerpo desmembrado

Aunque el cuerpo de la madre hispana, quien desapareció hace más de un año, aún no ha sido hallado, este miércoles las autoridades dieron a conocer crudos detalles de la investigación y la acusación de asesinato en contra del entonces novio de la víctima, Erik Arceneaux.
24 Oct 2019 – 12:50 PM EDT

HOUSTON, Texas. – El misterio en torno a la desaparición de María Jiménez, una madre hispana de 29 años que se esfumó tras salir de su residencia al noreste de Houston rumbo al trabajo el 21 de junio de 2018, ha sido resuelto, en parte.

Este miércoles 23 de octubre, se hizo público el documento judicial de la acusación de asesinato en contra de Erik Arceneaux, en el cual se revelan detalles crudos de las pesquisas de la desaparición y se dice que este sujeto era el entonces novio de Jiménez.

La evidencia recopilada por los detectives del caso indica que a la hispana la mataron el mismo día en que desapareció y desmembraron su cuerpo con una sierra. Arceneaux es señalado como presunto responsable del crimen, pero aún no lo han arrestado y el cuerpo de la víctima no ha sido localizado.

El día en que Jiménez desapareció, desde su teléfono se enviaron varios mensajes de texto a una compañera de trabajo, pero su familia siempre dudó que ella los hubiera escrito. En uno de los textos decía que al parecer dos muchachos blancos o hispanos la estaban siguiendo en una camioneta roja.

Los investigadores creen que esos textos los escribió de Arceneaux como una distracción, mientras se deshacía del cuerpo de su novia.

El sujeto entró en el radar de las autoridades durante los primeros días de las pesquisas cuando lo interrogaron y dijo ser el novio de Jiménez. “Declaró que ella había quedado de recogerlo para llevarlo a una entrevista de trabajo el día que desapareció, pero no se presentó y le envió un mensaje diciendo que no podía llegar”, se lee en la acusación.

El acusado también les aseguró a las autoridades que la última vez que vio a su novia fue la noche antes de su desaparición, pero los detectives empezaron a dudar de su versión tras hablar con otros testigos, incluyendo una hija biológica del sujeto.

La hija del acusado les dijo a los investigadores que su papá la había llamado unas 11 veces el 22 de junio (un día después de la desaparición de Jiménez), lo cual era muy raro, y que parecía estar incómodo por algo. “Comentó que creía que algo malo le había pasado a María (Jiménez) porque estaba desaparecida y le pidió si podía venir a su apartamento. Ella pensó que ese pedido era muy extraño porque nunca lo había hecho”, según el escrito judicial.

De esta testigo los peritos supieron que Arceneaux solía golpearla a ella y a su madre (quien falleció) y que, al parecer, Jiménez quería terminar su relación con el sujeto porque él era de raza negra y eso no caía bien en su familia.

Cuando los detectives revisaron el historial delictivo del hombre se dieron cuenta de que, en marzo de 2011, se había declarado culpable de agresión agravada a un familiar por apuntar en la cabeza con un arma y amenazar de muerte a una mujer con la que estaba saliendo. Estuvo cinco años en prisión por ese delito, según registros.

El sujeto se convirtió en persona de interés en el caso de la desaparición de Jiménez y los investigadores consiguieron videos de vigilancia del área donde se encontró el vehículo de la víctima, muy cerca de su residencia, y pudieron observar que Arceneaux estuvo allí.

También obtuvieron los registros de los celulares del acusado y la víctima y pudieron comprobar que los aparatos estuvieron en el mismo lugar durante todo el día de la desaparición.

“Con base en la información de los teléfonos y las imágenes de video de vigilancia, concluí que el acusado y la víctima se encontraron el 21 de junio y que el sujeto mintió cuando fue interrogado por los detectives”, declaró el investigador principal del caso.

Los registros telefónicos ayudaron a las autoridades a establecer que Arceneaux fue solo hasta una tienda Home Depot, donde compró una sierra eléctrica y un paquete de bolsas negras para basura. Mientras estaba en camino a este negocio, le habría enviado un mensaje de texto a la compañera de trabajo de Jiménez, desde el teléfono de ella, en el que le decía que alguien la estaba siguiendo.

El 18 de octubre de 2018, tres meses después de la desaparición, el investigador consiguió una orden de registro de la residencia del sospechoso y junto con peritos forenses pudieron hallar rastros de sangre en las paredes y el techo del cuarto principal, aunque habían sido limpiadas con un químico.

Se tomaron muestras de la sangre hallada en el lugar y se trató de compararlas con ADN de la víctima, pero los expertos forenses no lo pudieron hacer porque la muestra estaba contaminada.

Pese a no tener una identificación positiva del ADN de la víctima de las muestras recuperadas en la vivienda de Arceneaux, toda la evidencia recolectada durante las pesquisas llevó a los investigadores a presentar los cargos de asesinato contra el sujeto.

Te puede interesar:

"Parece que me están siguiendo": el último mensaje que envió una madre hispana antes de desaparecer

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés