null: nullpx
Dallas

Sin un lugar a donde ir, residentes afectados por el tornado en Bowie se aferran a lo que quedó de sus casas

Autoridades locales dicen que al menos unas 200 residencias fueron afectadas por la tormenta que azotó el norte de Texas, el pasado viernes 22 de mayo.
26 May 2020 – 09:24 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

BOWIE, Texas. - Una de las primeras imágenes que vimos al pasar el letrero “Bienvenido a Bowie”, fue la de Melissa McCarty, recibiendo un fuerte abrazo de consuelo de su hermana, frente a la casa que su familia posee desde hace tres generaciones.

El tornado EF1 que tocó suelo en Bowie el viernes por la noche, se llevó parte del techo de la residencia y el agua de la lluvia que logró colarse causó daños mayores en su interior. Lo peor es que el lunes siguió lloviendo.

Organizaciones caritativas y la ciudad de Bowie, ayudaron a Melissa a sacar el agua de su casa, usado bombas y generadores, y a restaurar la electricidad. Sin embargo, Melissa no pudo quedarse en su casa, aunque los recuerdos la atan a ella.

Frente a la residencia vimos una montaña de hojas y ramas acumuladas. Yo pensé que era lo que había quedado de media docena de árboles juntos, pero Melissa me aclaró que los restos pertenecían a un gigantesco árbol que ella y sus hermanos escalaban cuando eran chicos.

Ese árbol se vino abajo cuando pasó el tornado y destruyó la parte trasera de la casa, sin tocar milagrosamente el cuarto donde su madre nació en 1936.

La mayoría de las casas en Bowie tienen sus años y también su historia.

Pero ahora más de 200 de ellas están dañadas, sin techo, sin ventanas, sin paredes. Las que tuvieron menos suerte, como las casas móviles, quedaron convertidas en una pila de madera, hierro y escombros. En nada.

Aunque las autoridades dijeron que no hubo muertos ni heridos, si hubo espíritus sacudidos por la furia de la naturaleza.

La situación es abrumadora incluso para los voluntarios que llegaron de distintas partes a ayudar a las víctimas.

James Statham, presidente de la organización ministerial “Counting Every Blessing Ministry”, me contó que el domingo estaba repartiendo agua y cuando le dio una botella a una señora que estaba sentada en unas escaleras, ella empezó a llorar. Esa escalera fue lo único que le quedó de su vivienda. A su espalda ya no había nada.

La organización de Statham sirve cada día, desde el sábado, 100 desayunos, almuerzos y cenas.

Alivian el hambre del cuerpo, pero también el de las almas atrapadas en medio del desastre natural y la pandemia, pues se aseguran de que los afectados no estén hambrientos y de que además sepan que son queridos, que son importantes.

Lo hacen mediante abrazos, a veces con tapabocas, otras no, pues dicen que su mejor protección es la de Dios.


Así fueron los daños ocasionados por el tornado que tocó tierra en Bowie al norte de Texas

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés