null: nullpx
Texas

Inicia la segunda semana del juicio contra la expolicía Amber Guyger

El testigo principal de Guyger fue ella misma quien soltó en llanto al recordar cómo con su mano izquierda cargaba su equipo policial y con la derecha giraba la llave para ingresar a un apartamento que, asegura, era el de ella. Casi 40 minutos fue detenida la audiencia.
30 Sep 2019 – 11:00 PM EDT

Subir al séptimo piso de la corte Frank Crowley en el centro de Dallas es toparse con un campamento de periodistas que aguardan impacientes, desde antes que salga el sol, ser los primeros en registrar las imágenes del juicio contra la exoficial de la policía de Dallas, Amber Guyger, acusada por la muerte de Botham Jean. Entre largos cables, adheridos al piso con cinta de embalaje, cámaras de video, laptops, tabletas, televisores y brillantes luces en un reducido espacio donde se camina dando largos pasos para no pisar al compañero del medio competidor o evitar salir en su enlace en vivo, la expectativa crece con cada minuto de las audiencias y con cada testigo que sube al estrado.

Es un juicio que ha acaparado el interés nacional y extranjero. Pocas veces una oficial de policía enfrenta una acusación de asesinato tras dispararle a un hombre, que estaba en su propio apartamento, justificándolo porque estaba cansada y pensó que había un intruso en su hogar.

La fiscalía ha tratado desde el primer día mostrar a Amber Guyger como una persona que, si bien pudo haber cometido un error, quizás debió hacer algo más para salvar a Botham Jean.

Escuchar en su totalidad la llamada al 911 fue desgarrador, incluso para Guyger quien tuvo que secarse algunas lágrimas. Más de una docena de veces la exoficial le repitió a la paciente operadora “pensé que estaba en mi departamento”.

Los familiares de la víctima no pudieron soportar la segunda y más contundente de las pruebas de los fiscales al punto que tuvieron que abandonar la sala del Distrito 204. Un elemento que por primera vez se hizo público: las cámaras corporales de los oficiales de policía que respondieron al cuarto piso de los apartamentos South Side Flats de Dallas el fatídico 6 de septiembre de 2018.


En esas imágenes se observa cómo paramédicos intentaron salvarle la vida a un agonizante Botham Jean. La parte acusadora cuestiona al jurado sobre el accionar de Guyger, quien, de acuerdo a su experiencia como policía, pudo ella misma administrarle primeros auxilios o llamar directamente de su radio para pedir ayuda en lugar de marcarle al 911.

Pero la exoficial se ha armado de una buena defensa y sus abogados han planteado que no solo el cansancio le jugó en contra sino también mostraron evidencia de las similitudes entre el tercer piso donde Amber Guyger vivía y el cuarto donde habitaba Jean. Incluso presentaron una encuesta entre residentes del complejo habitacional quienes señalaron que más del 20 por ciento de vecinos se habían equivocado alguna vez y no sabían en qué piso estaban.

El testigo principal de Guyger fue ella misma quien soltó en llanto al recordar cómo con su mano izquierda cargaba su equipo policial y con la derecha giraba la llave para ingresar a un apartamento que, asegura, era el de ella. Casi 40 minutos fue detenida la audiencia. Sus abogados trataban de demostrar con cada pregunta durante más de dos horas de cuestionamientos que no fue intencional la muerte de Botham Jean.

Pero no fue una semana fácil para la exuniformada a quien la jueza Tammy Kemp le dio un revés a sus abogados que habían pedido desestimar los cargos por lo que aseguran falta de pruebas suficientes por parte de la fiscalía.

Es un juicio agotador, sin descanso ni siquiera el día sábado, y que entra en su segunda semana donde Amber Guyger sabrá, tras un largo e intenso año, si el jurado la encontró inocente o culpable.


RELACIONADOS:TexasPolicíaHomicidiosDallas

Más contenido de tu interés