null: nullpx
Lavado de Dinero

Hallan culpables a cuatro hispanos en Texas por 'lavar' 16 millones de dólares provenientes de tráfico de drogas

Como parte del plan de lavado de efectivo, los establecimientos transferían el dinero en cantidades menores a los mil dólares usando información de remitentes ficticios con el fin de evitar los requisitos de información de las leyes que obligan a reportar el origen del dinero.
22 Sep 2016 – 10:05 PM EDT

Un jurado en el norte de Texas declaró culpables a dos hombres y dos mujeres de origen hispano por llevar a cabo una operación de lavado de dinero, que en dos años logró enviar, desde Estados Unidos hacia México, 16 millones de dólares obtenidos de forma ilícita.



La Oficina del Procurador Federal para el Este de Texas informó en un comunicado que tras un juicio de una semana, el jurado declaró culpables a Felipa Torres de 49 años, Justa Centeno de 52 y José Ángel Olvera de 40, todos residentes de Dallas, además de Miguel Ángel Rivas de 29 años, originario del estado mexicano de Michoacán.

De acuerdo con la información presentada en la corte, Felipa Torres era propietaria y operadora de la compañía Cumbia Recordz, ubicada en una plaza comercial al noroeste de Dallas (Plaza Ferruche). La cuenta de facebook de dicha compañía ha sido expirada.

Justa Centeno propietaria de Variedades Esperanza y José Angel Olvera de Súper Mercado 5 Estrellas, ubicado también al noroeste de Dallas.

Los tres establecimientos, ubicados en una área hispana del noroeste de Dallas, funcionaban como empresas de servicios monetarios y tenían acuerdos con compañías internacionales autorizadas para hacer transferencias de dinero.

Cumbia Recordz y Super Mercado 5 Estrellas están localizados a casi tres cuadras de distancia uno del otro.

Entre las empresas de envio de dinero con quienes los acusados hacían negocios figuran Barri Financial Group, Continental Exchange Solutions, Groupex Financial Corporation, InterCambio Express Corporation e Intermex, entre otras.

Los tres negocios usaban los servicios de estas firmas para facilitar la transmisión de fondos provenientes de la distribución ilegal de metanfetaminas a través de transferencias electrónicas a Michoacán.
Como parte del plan de lavado de activos, los establecimientos transferían el dinero en cantidades inferiores a los mil dólares y usaban información de remitentes ficticios con el fin de evadir los requisitos de información de las leyes que obligan a reportar el origen del dinero. También se conoció que estos establecimientos cobraban una tarifa por cada transferencia para ayudar a lavar las ganancias ilícitas.

Las autoridades informaron que Rivas, el jefe de la banda de distribución trasnacional de metanfetamina, fue también declarado culpable de conspiración para distribuir metanfetaminas.

Los acusados enfrentan cada uno sentencias de hasta 20 años de cárcel.

El caso fue investigado por la Oficina de Inmigración y Aduanas, el Servicio de Impuestos Internos, los departamentos de policía de Lancaster, Irving y Dallas, el Departamento del Sheriff del condado de Dallas y el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Más contenido de tu interés