null: nullpx
Armas

Superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson, responde a comentarios del presidente Trump en la conferencia esta mañana

La visita del presidente Donald Trump a Chicago está provocando mucha controversia incluso antes de llegar a la ciudad. El superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson, responde.
28 Oct 2019 – 2:34 PM EDT

CHICAGO, Illinois. – La visita del presidente Donald Trump a Chicago está provocando mucha controversia incluso antes de llegar a la ciudad.

Durante la conferencia de la Asociación Internacional de Jefes de Policía el lunes por la mañana, Trump fue crítico con oficiales de la ciudad de Chicago, a quienes llamó "estúpidos". Además habló sobre las políticas de armas en la Ciudad de los Vientos y la inasistencia del superintendente de la policía Eddie Johnson.

Esta es la primera ocasión en que Donald Trump visita Chicago desde que se hizo presidente. Desde el inicio de su mandato ha sido muy crítico con las políticas de la ciudad y la inseguridad que se vive en las calles.

"Estoy emocionado de estar aquí", comentó el presidente. Dice que está haciendo un esfuerzo para hacer más seguro el país y le dijo a los asistentes que la gente los ama, pero que eso "no lo escuchas de las fake news". El mandatario hizo mención de la muerte del líder de ISIS en un operativo que se llevó a cabo el fin de semana.
Trump procedió a hablar de la situación de inseguridad que se vive en Chicago. Sin embargo, abrió el tema criticando al superintendente de la policía de la ciudad. "No está haciendo su trabajo", dijo el mandatario sobre Eddie Johnson. "He hecho más que cualquier otro presidente por la policía", comentó Donald Trump.

El superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson, dijo que los ataques del lunes contra él por parte del presidente Trump confirman que Johnson está "haciendo lo correcto". "El presidente es conocido por hablar mucho sobre la ciudad de Chicago", dijo Johnson a los periodistas después de que Trump arremetió contra el superintendente por saltarse el discurso del presidente ante la Asociación Internacional de Jefes de Policía.
Johnson dijo que los tiroteos y los homicidios han disminuido desde que se dispararon en 2016, y contrarrestó varias afirmaciones que el presidente hizo sobre la ciudad.

Sobre la comparación de Trump de Chicago con Afganistán, Johnson dijo que "la narrativa nacional de que Chicago es una ciudad en llamas" no es cierta. También dijo que la mayoría de los crímenes violentos de Chicago son impulsados por personas de Chicago, no por las de las comunidades de inmigrantes, como afirmó Trump. "No queremos ponerlos en una posición en la que tengan miedo de la policía", dijo.

Johnson añadió, "No queremos hacer que la población inmigrante tenga miedo. Queremos que se sientan cómodos. Tenemos que darles la bienvenida a todos. Y hacerlos tan seguros como todos los demás en este condado".

Esta es la declaración del Departamento de Policía de Chicago:

"Una vez más, el presidente Trump demostró su ignorancia de los problemas de Chicago en torno a la violencia armada y el crimen. Invocando a un mítico oficial de policía de Chicago (uno que no puede nombrar), el presidente sugirió que la violencia armada en la ciudad se puede resolver en un día a través de una vigilancia policial más dura. El presidente se enfoca en la "dureza", ya que una estrategia policial ya ha fallado en Chicago y en otros lugares. "Ser duro" no genera la confianza necesaria en Chicago entre la policía y las comunidades a las que sirven. Esa confianza solo se puede construir implementando el decreto de consentimiento histórico que actualmente es supervisado por un juez federal, un decreto que restringe el uso de la fuerza por parte de la policía. El presidente parece completamente ajeno a este decreto y las reformas en curso aquí. También rechazamos las repetidas declaraciones falsas del presidente sobre los inmigrantes en nuestros vecindarios. Muchas comunidades, como Chicago y el estado de Illinois, han adoptado políticas que hacen que todas las personas se sientan bienvenidas. Sabemos que cuando los departamentos de policía locales trabajan con ICE, es menos probable que las personas denuncien delitos. Contrariamente a la retórica política del Presidente, las políticas de santuario hacen que nuestras comunidades sean más seguras. El road show de Donald Trump hoy en Chicago no mejorará la vigilancia en la ciudad ni en ningún otro lugar. La vigilancia en esta ciudad solo mejorará a través del arduo trabajo requerido por el decreto de consentimiento, que impide que los oficiales usen fuerza innecesaria ".


RELACIONADOS:ArmasChicagoDonald TrumpIllinoisISIS

Más contenido de tu interés