null: nullpx
Heridos

Niño de tres años recibe un disparo en la cabeza cuando jugaba con armas guardadas en una casa de Chicago

El pequeño, que jugaba a ‘policías y ladrones’ con otros menores dejados sin supervisión en un domicilio del barrio de Englewood, se encuentra en estado crítico. Autoridades encontraron varias armas y drogas en el lugar.
17 Mar 2017 – 12:12 PM EDT

CHICAGO, Illinois.- Un niño de tres años se debate entre la vida y la muerte tras recibir un disparo de bala en la cabeza mientras jugaba a los ‘policías y ladrones’ con otros menores de edad en una casa en el barrio de Englewood, al sur de Chicago.

De acuerdo con autoridades, oficiales fueron llamados a una vivienda localizada en el 6200 South Aberdeen Street justo antes de las 5:00 pm, donde encontraron al pequeño y otros menores de 11 años sin supervisión.

Los niños, que estaban viviendo en condiciones deplorables, sin agua caliente ni calefacción y mantenían el calor en el hogar con una estufa, aparentemente estaban jugando con el arma cuando se disparó.

De acuerdo con reportes del Chicago Tribune, la madre del niño tenía permiso para portar armas de fuego y parecía poseer legalmente una pistola calibre .40 que la policía recuperó en el lugar.

Según la policía, las autoridades recuperaron varias pistolas en la escena y drogas.

El niño fue trasladado al Children Comer´s Hospital y fue sometido a una cirugía, encontrándose en estado crítico.

“Cariñosamente le llamamos 'Bam Bam', es un niño muy bueno, inteligente, muy atento con todos los que pasan por aquí. Sus padres son muy trabajadores, siempre atentos con sus hijos”, dijo Martle Ann Huges, una vecina sorprendida con lo ocurrido.

“Es una situación trágica, no sólo para la familia y el niño, también para toda la comunidad, tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que no se vuelva a repetir”, dijo el comandante Kenneth Johnson.

La policía ha catalogado el incidente como accidental, pero la investigación sigue abierta.

Los padres del menor están en custodia de las autoridades, pero aún no se les presentan cargos.

Anthony Guglielmi, vocero de la policía de Chicago, mandó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que indicaba que: “Una parodia. Los niños fueron dejados solos en condiciones deplorables y estaban jugando a policías y ladrones. Cantidad considerable de drogas encontrada y padres en custodia de cpd”.

Lea también:

Más contenido de tu interés