null: nullpx
Policía

La necesaria reforma de la policía de Chicago no será posible sin la supervisión de un juez federal afirman abogados

15 abogados de Chicago y Nueva York presentaron una demanda que señala que la intervención de la corte es esencial para poner fin a un patrón histórico de uso excesivo de la fuerza que afecta principalmente a afroamericanos y latinos.
15 Jun 2017 – 1:24 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Hacía apenas seis meses todo parecía ir encaminado a una reforma estructural de la policía de Chicago.

A principios del 2017, el Departamento de Justicia de la administración Obama presentó un informe denunciando, entre otras cosas, el uso excesivo de la fuerza de parte de agentes policiales contra afroamericanos y latinos. Tras conocerse el informe, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel se comprometió a cumplir con reformas sugeridas, además de buscar el monitoreo de una corte federal de la institución.

Sin embargo, líderes comunitarios y activistas manifestaron su temor de que si no existe un juez federal que lo ordene, todo podría quedar en la nada y han presentado una demanda en la que exigen el nombramiento de un juez federal especial para que supervise los cambios necesarios en el departamento de policía.

En la demanda federal, que firman 15 abogados de Chicago y Nueva York, se señala que la intervención de la corte es esencial para poner fin a un patrón histórico de uso excesivo de la fuerza, "que afecta de manera desproporcionada e intencional a afroamericanos y latinos".


En el documento, que consta de 130 páginas, señala que el departamento practica una "discriminación sistémica" contra las minorías, y que sus oficiales tienen un arraigado código de silencio, y "una mentalidad guerrera", que los desconecta totalmente de las políticas que deberían regirlos.

El Departamento de Policía de Chicago fue investigado por el Departamento de Justicia Federal tras la divulgación en noviembre del 2015 del vídeo del tiroteo en el que perdió la vida el adolescente Laquan McDonald. Joven afroamericano que murió a manos del policía Jason Van Dyke, de 16 disparos en menos de 15 segundos.

La revelación del video, que se dio a conocer más de un año después de los hechos, desató graves protestas en la ciudad.

El informe final conocido en enero recomendó cambios profundos en los procedimientos policiales de Chicago, aunque sin supervisión federal.

Recientemente, Emanuel anunció que encargaría ese control a un monitor independiente, lo que provocó reacciones de la Unión de Libertades Civiles (ACLU) de Illinois, y de la procuradora de justicia de Illinois, Lisa Madigan, entre otros.

Al ser consultado sobre la demanda, Eddie Johnson, superintendente de la policía de Chicago declaró que "todos estamos de acuerdo en que una reforma es necesaria", y que "la transparencia será clave" para recuperar la confianza de la población.

Sin embargo, hay muchas preguntas en el aire.

“Claramente hubo un cambio de opinión en el alcalde. Todo parecía indicar que iban a aceptar el decreto de consentimiento con monitoreo de la corte y ahora pretende que los residentes de la ciudad acepten a cambio su palabra de honor de que las reformas se harán correctamente”, dijo Sheila Debi, una de las abogadas que asesoró con la demanda.

Por su parte, Matt Cisco, abogado de la ciudad de Chicago comentó que “no ha habido un cambio de opinión".

“El alcalde se comprometió a trabajar con el Departamento de Justicia y a negociar un decreto de consentimiento. El Departamento de Justicia y el Fiscal Federal han dejado en claro que ellos prefieren que no sea una corte la que lo haga. Estamos trabajando en encontrar una alternativa“, dijo Cisco.


Recuento del caso Laquan McDonald, el crimen que desató la investigación sobre la policía de Chicago

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés