null: nullpx
Condenas

Hombre de Chicago sale de prisión tras pasar más de 20 años encerrado por un crimen que no cometió

Nuevas pruebas de ADN ayudaron a abogados a probar la inocencia de Mark Maxson, acusado de la violación y el asesinato de un niño de seis años cometido en 1992.
28 Sep 2016 – 3:32 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Mark Maxson, de 55 años, salió de la cárcel tras haber pasado más de dos décadas en prisión por un crimen que no cometió.

En 1994, Maxson fue acusado de la muerte de Lindsey Murdock, un niño de seis años, quien fue asaltado sexualmente, y posteriormente apuñalado y abandonado en un garaje cerca de la 107th Street y la State, muy próximo al lugar donde el menor vivía con su abuela y su padre al sur de Chicago.

De acuerdo con CBS, Maxson llamó la atención de la policía porque en una entrevista con un reportero de televisión mencionó que un día antes de que el menor apareciera muerto bajo un montón de escombros, le había comprado unas papas fritas y le había dicho que se fuera a casa.

Días después, de acuerdo con las autoridades, Maxson confesó que había abusado y matado al menor después de haber bebido cerveza y fumado crack.

Durante el juicio, Maxson acusó a los detectives de golpearlo y patearlo durante los interrogatorios para forzarlo a confesar y pese a que no había evidencia física que lo vinculara con el asesinato de Lindsey, Mark fue condenado a prisión de por vida por un jurado que se basó únicamente en la confesión que había hecho y que estaba sin firmar.

De acuerdo con CBS, antes de ser condenado a cadena perpetua, Maxson insistió en su inocencia y en que él no había matado al pequeño.

En 2012, se creó una unidad para investigar la integridad de las convicciones en el Condado de Cook que examinó el caso del Maxson después de que sus abogados, Elliott Zinger y Larry Dreyfus, presentaron una petición para autorizar nuevas pruebas de ADN en el caso.

La policía del estado de Illinois analizó la ropa de Lindsey, y el pasado 31 de mayo determinó que el ADN encontrado en el pantalón y en la camisa del menor correspondían a Osborne Wade, un hombre de 42 años, quien estaba en la cárcel del condado de Cook desde junio de este año por no haberse registrado como asesino convicto.

Wade, tenía 23 años cuando mató a un joven de 18 años.

De acuerdo con registros, Wade vivía en el mismo barrio donde en ese entonces también residía el estudiante de primer grado de primaria asesinado.

De acuerdo con un comunicado de la policía, fiscales dijeron que hace unos días Wade proporcionó declaraciones grabadas en vídeo en las que admitió el asesinato de Lindsey Murdock.

Ayer por la tarde, Maxson fue liberado del centro correccional de Stateville, en Joliet.

Wade deberá presentarse en la corte de fianzas este miércoles para enfrentar cargos por la muerte de Murdock.

“En nombre del sistema de justicia criminal del Condado de Cook, ofrecemos disculpas a Mark Maxson y a su familia por esta terrible experiencia, así como condolencias a los familiares de Lindsey Murdock que han soportado un viaje excepcionalmente difícil y doloroso hacia la justicia del atroz asesinato de su amado hijo", dijo Anita Alvarez, fiscal del Condado de Cook en un comunicado.

Más contenido de tu interés