null: nullpx
Juicios

Futbolistas universitarios acusados de violenta novatada se declaran no culpables

De acuerdo con la víctima, un estudiante de primer año, sus agresores le golpearon con violencia, le ataron con cinta adhesiva pies y manos e intentaron sodomizarlo con un objeto.
23 Oct 2017 – 5:03 PM EDT

WHEATON, Illinois. Cuatro de los cinco miembros del equipo de fútbol americano del Wheaton College acusados de hostigar a estudiante en una novatada ocurrida en marzo de 2016 se declararon no culpables de los cargos que se les imputan.

Noah Spielman y Kyler Kregel, de 21 años de edad, así como Benjamin Pettway y Samuel TeBos, de 22 años, comparecieron este lunes ante un juez del condado de DuPage donde se les presentaron nueve cargos que van desde agresión agravada, restricción ilegal de la libertad y de reunirse en grupo para cometer el ataque, lo que se conoce también como acción de mafia.

El cargo más grave, el relativo a asalto agravado, tiene una pena de dos a cinco años de cárcel y una multa de 25,000 dólares.

James Cooksey, de 22 años de edad, quien es el quinto jugador implicado en el caso comparecerá en corte el próximo 13 de noviembre.

De acuerdo con la víctima, un estudiante de primer año de este colegio cristiano, localizado a unas 28 millas al oeste de Chicago, el 19 de marzo del 2016, los jugadores le sacaron a rastras de su dormitorio, le dieron patadas, y le ataron de pies y manos con cinta adhesiva.

Según reportes obtenidos por el Chicago Tribune, posteriormente, sus agresores le taparon la cabeza con la funda de una almohada y lo metieron a un vehículo. Cuando el auto estaba en movimiento, los acusados presuntamente tocaron música del Medio Oriente e hicieron comentarios ofensivos contra los musulmanes.

En su recuento de los hechos, el estudiante dijo a los detectives que los jóvenes intentaron sodomizarlo con un objeto.

Tras golpearlo fuertemente, los agresores habrían dejado a la víctima medio desnuda en un campo de béisbol, con fuertes golpes y arañazos. Según la fiscalía, sus hombros estaban desgarrados, por lo que requirió de cirugía.

El estudiante, quien no ha sido identificado, abandonó la escuela poco después del incidente.

En un comunicado al Tribune, el joven comentó que "esto ha tenido un efecto devastador en mi vida… Lo que se me sucedió nunca debería ocurrir en relación con un programa de fútbol o cualquier otra actividad. Estoy seguro de que se proporcionará un castigo justo a los hombres que me atacaron".

Por su parte, la universidad emitió un comunicado en septiembre pasado en el que informaba que habían llevado a cabo su propia investigación sobre el caso y tomaron "medidas correctivas".

"La conducta que descubrimos como resultado de nuestra investigación sobre este incidente fue totalmente inaceptable e inconsistente con los valores que compartimos como seres humanos y como miembros de una comunidad académica que se compromete a vivir de acuerdo con nuestro Pacto Comunitario", dice la declaración de la Universidad. "Estamos profundamente tristes de que cualquier miembro de nuestra comunidad pueda ser maltratado de cualquier manera".

Reportes del diario The Washington Post indican que uno de los abogados defensores pidió al juez que levantara la ley mordaza para que los jugadores, que están suspendidos de juegos y prácticas, pudieran hablar públicamente de los cargos que pesan contra ellos.

La corte considerará la petición en la próxima cita en la corte que será el próximo 31 de octubre.

Los latinos más buscados por el FBI en Chicago

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés