Juicios

Fiscalía pide castigo severo para policía de Chicago que disparó contra adolescentes

El oficial disparó 16 veces contra un vehículo en el que viajaban seis menores de edad. El auto había sido reportado como robado.
24 Oct 2017 – 2:01 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Fiscales federales pidieron este lunes una sentencia de ocho años de cárcel, la pena máxima en este caso, para un policía de Chicago condenado por usar fuerza excesiva y balear a dos adolescentes.

El 22 de diciembre del 2013, el oficial Marco Proano, de 42 años de edad, disparó 16 veces en nueve segundos contra un vehículo Toyota Avalon que había sido reportado como robado y en el que viajaban seis adolescentes afroestadounidenses.

En el reporte policial sobre el incidente, los policías estipularon que el conductor del vehículo intentó salir por una ventana del coche, pero uno de los pasajeros saltó del asiento trasero, tomó el volante y manejó en reversa. Fue entonces cuando Proano abrió fuego.

Un video muestra al oficial disparándole al vehículo, que se distancia antes de chocar contra un poste.


De acuerdo con las autoridades, la acción del agente violó las políticas de la policía que prohíben a los oficiales disparar a un automóvil en movimiento, a menos de que sea necesario para prevenir la muerte o el daño de un oficial u otra persona.

Uno de los adolescentes recibió un disparo en el hombro, un rozón en la frente y en la mejilla, mientras que otro menor recibió un tiro en la cadera izquierda y el talón derecho.

Proano alegó que lo hizo para proteger al conductor que colgaba de la ventana del coche.

En agosto pasado, tras deliberar por cerca de cuatro horas, un jurado federal declaró a Proano culpable de dos violaciones de los derechos civiles.

Georgia Alexakis, fiscal federal auxiliar en el caso, envió un memorando en el que indica al juez que el policía "podría haber matado a todos y cada uno de esos pasajeros. Por pura casualidad, sus balas impactaron solo a dos… y con otro golpe de suerte para (Proano) esos pasajeros sobrevivieron".

En su mensaje de 23 páginas, citado por Chicago Sun Times, la fiscal refiere que “Proano no ha asumido ninguna responsabilidad y no ha mostrado ningún remordimiento por lo sucedido” e incluso ha señalado "que sintió una sensación de 'traición' porque sirvió a la comunidad durante muchos años” y ahora está siendo “abandonado”.

Por su parte, Dan Herbert, el abogado de Proano, solicitó al juez que le otorgue a su cliente tres años de prisión y una multa de 3,000 dólares, la pena mínima en este caso.

Según el Sun Times, Herbert expresó que los fiscales estaban buscando explotar el “sentimiento antipolicial" al pedir la sentencia máxima y que Proano era "algo así como un chivo expiatorio en este caso".

El abogado defensor, quien también es el abogado de Jason Van Dyke, policía quien está siendo juzgado por la muerte del adolescente Laquan McDonald, también solicitó que la fecha de entrega de su cliente se establezca para enero del 2018, a fin de que "pueda pasar las vacaciones con su esposa, sus tres hijos y el resto de su familia".

Proano, quien lleva 11 años en las filas de la policía de Chicago, fue suspendido sin pago desde septiembre pasado, pero aún no ha sido despido del departamento.

La audiencia de sentencia del agente está programada para el próximo 20 de noviembre.


Recuento del caso Laquan McDonald, el crimen que desató la investigación sobre la policía de Chicago

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés