null: nullpx
Juicios

Declaraciones del policía la noche que disparó a Laquan McDonald podrán ser usadas en su juicio

El agente del Departamento de Policía de Chicago Jason Van Dyke aseguró que lo que dijo a los detectives fue bajo presión, pero el juez dictaminó que algunas declaraciones seguían siendo admisibles y que podrán ser usadas en el juicio que enfrenta por asesinato en primer grado.
29 Jun 2017 – 4:10 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Jason Van Dyke, agente de policía de Chicago, acusado del asesinato del adolescente afroamericano Laquan McDonald, testificó en una audiencia en la que se decidía si sus declaraciones dadas a los investigadores la noche del tiroteo podrían ser utilizadas en el juicio que se lleva a cabo en su contra.

En esta corte se definía si el fiscal especial en el caso podría usar las declaraciones que el policía dio a los detectives David March y David McNaughton, el 20 de octubre de 2014, cuando perdió la vida el adolescente de 17 años, quien recibió 16 tiros en menos de 15 segundos.

Tanto March, quien esta semana fue acusado de conspirar para ocultar los detalles de la muerte de McDonald, como McNaughton, testificaron ayer bajo la concesión de inmunidad, lo que implica que cualquier cosa que dijeran no podrá ser utilizada contra ellos en procedimientos criminales.

Durante media hora que pasó en el estrado Van Dyke, aseguró que no recordaba si March o McNaughton le advirtieron que sería disciplinado si no respondía a sus preguntas, pero declaró que no tenía otra opción que hacerlo. Según reportes de medios, Van Dyke dijo que estaba bajo la impresión de que si no lo hacía lo iban a despedir.

"No recuerdo exactamente lo que se dijo, pero entiendo que si no cooperabas o hablabas, podrías ser despedido", dijo Van Dyke en esta audiencia previa a su juicio, la primera vez que el policía sube al estrado a comparecer sobre el caso McDonald.

De acuerdo con el Chicago Tribune, Daniel Herbert, abogado defensor de Van Dyke, expuso que una orden general de su departamento de policía le exigía al agente responder a las preguntas formuladas por los detectives o enfrentar una acción disciplinaria.

"Todo oficial de policía lo sabe, está claro, está escrito, es directo", dijo Herbert al juez según el Tribune.

No obstante, los fiscales expresaron que las políticas del departamento de policía no necesariamente requieren el despido de una agente por negarse a hablar.

"Los policías que lo interrogaron nunca le dijeron o incluso sugirieron de ninguna manera 'hablar o serás despedido'", dijo Joseph Cullen, abogado del equipo especial de la Fiscalía, según el periódico.

Después de varias horas, el juez Vincent Gaughan dictaminó que la defensa podrá usar las declaraciones que le dio Van Dyke a March, pero no las que le dio a McNaughton. Al explicar su decisión, Gaugham señaló que McNaughton estaba recopilando hechos sin investigar el tiroteo.

Ni March ni McNaughton fueron interrogados en detalle sobre lo que Van Dyke les dijo.

Van Dyke, de 37 años, es el primer agente de la Policía de Chicago en ser juzgado por asesinato en primer grado en los últimos 35 años.

Al declararse inocente de seis cargos de asesinato en un tribunal en diciembre de 2015, aseguró que el adolescente se habría acercado amenazante con un cuchillo. No obstante, en un un video que se dio a conocer 13 meses después de lo ocurrido, se ve a McDonald alejarse del policía.


Recuento del caso Laquan McDonald, el crimen que desató la investigación sobre la policía de Chicago

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés