null: nullpx
Educación

Bruce Rauner veta el plan de financiamiento de las escuelas de Illinois

Este veto del gobernador podría poner en riesgo los fondos de los 851 distritos escolares del estado, antes de que den inicio las clases en otoño.
1 Ago 2017 – 2:17 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Bruce Rauner, gobernador de Illinois, emitió este martes un veto a la propuesta de ley SB1, que cambiaría la fórmula que se utiliza para designar fondos a los distritos escolares del estado.

Este veto podría poner en riesgo los fondos de los 851 distritos escolares de Illinois, antes de que den inicio las clases. Especialmente en las Escuelas Públicas de Chicago (CPS), que es el tercer distrito más grande del país.

De acuerdo con la Illinois Report Card, el número de estudiantes inscritos en el 2016 en las escuelas públicas de Illinois fue del orden de los 2,041,779. De los cuales, 381,349 habrían estado inscritos en CPS, de acuerdo con cifras de inscripciones del distrito.

El gobernador comentó que la propuesta que los demócratas le enviaron el lunes por la noche "puso a Chicago en línea para millones más" que serían "desviados de otros distritos más necesitados".

"Con mis cambios, Illinois puede lograr una reforma histórica de la financiación de la educación que sea justa y equitativa para todos los niños", dijo Rauner en una conferencia de prensa desde Springfield.


Rauner eliminó de la propuesta una subvención de 250 millones que CPS ha recibido y la ayuda de 215 millones de dólares para pagar los costos de las pensiones a los maestros en este distrito, entre otros cambios.

Después del anuncio, Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, mandó un comunicado acusando al gobernador de hacer “matemáticas difusas”.

"Ha llegado el momento de que el gobernador Rauner deje de jugar a la política con el futuro de nuestros hijos, empiece a demostrar liderazgo y asegure que la educación de un niño no está determinada por su código postal o sus caprichos políticos", dijo Emanuel en su mensaje.

Con el veto de esta mañana, el proyecto de ley vuelve ahora a la Asamblea General controlada por los demócratas, donde ambas cámaras necesitan tres quintas partes de los votos de sus miembros para aprobar o anular los cambios hechos por el gobernador.

Si ninguna de las dos cámaras logra reunir los votos suficientes antes de 15 días, el proyecto de ley moriría y tocaría empezar de nuevo a negociar un nuevo plan.

Una nueva fórmula para calcular el financiamiento de las escuelas es requerida para repartir el presupuesto que los legisladores aprobaron a principios de este mes. Sin una nueva ley de financiamiento, las escuelas no serán pagadas. El primer pago a las escuelas está previsto para el próximo 10 de agosto.

Aunque se espera que las escuelas abran a tiempo incluso sin fondos estatales, muchos distritos han dicho que tendrán que hacer cortes o cerrar sus puertas si los legisladores no pueden ponerse de acuerdo sobre un plan para el otoño.

Según datos del Departamento de Educación del Estados de Illinois, de los 851 distritos escolares de todo el estado, 708 tienen al menos 90 días de efectivo en mano. Eso deja cerca de 150 con menos de 90 días de fondos en reserva y 24 distritos tienen menos de un mes de efectivo disponible.

De acuerdo con ABC 7, un grupo bipartidista de legisladores se reunió durante el fin de semana y nuevamente el lunes para tratar de llegar a un acuerdo, incluyendo Andy Manar, quien es el patrocinador de esta ley.

Antes de la conferencia de prensa de Rauner, Manar le dijo al gobernador que cualquier veto afectaría décadas de trabajo e instó a Rauner a no participar en un "enfrentamiento".

Los legisladores de ambas partes coinciden en que el cálculo usado actualmente para financiar escuelas públicas en Illinois es injusto y obliga a los distritos escolares a depender en gran medida de los impuestos sobre la propiedad, creando grandes disparidades en la financiación por estudiante.

Los críticos han dicho durante mucho tiempo que el plan actual beneficia a las escuelas adineradas y afecta a los distritos más necesitados, incluidos CPS y Downstate. Pero los legisladores se han enfrentado sobre cuál es la mejor manera de resolver este problema.

La SB1 canalizaba el dinero a los distritos más necesitados primero, después de asegurarse de que ningún distrito recibía menos dinero que lo obtuvieron el último año escolar. También incluía la ayuda de pensiones para Chicago. Los demócratas insisten en que la propuesta era justa, ya que Chicago es el único distrito de Illinois que paga los costos de pensiones de los maestros, que el estado ya cubre para los distritos fuera de la ciudad.

Imágenes de la gran marcha por la educación en Chicago

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés