null: nullpx
Coronavirus

Incremento de muertes por la pandemia de coronavirus presiona casas funerarias de Kern

A pesar de que la demanda local de servicios funerarios en Kern se ha duplicado desde el inicio de la pandemia, algunos negocios funerarios del condado de Kern están encontrando que sus servicios son requeridos por clientes de otras regiones aledañas del sur de California.
19 Ene 2021 – 06:38 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Las casas funerarias del condado de Kern están experimentando una gran demanda por sus servicios. Crédito: Mario Tama/Getty Images

Uno de los efectos de la pandemia del Coronavirus de los que menos se habla, es la alta demanda que están experimentando los proveedores de servicios funerarios, como efecto de la gran cantidad de muertes que continúan acumulandose por todo el país. Las casas funerarias del condado de Kern no son la excepción.

A pesar de que la demanda local de servicios funerarios en Kern se ha duplicado desde el inicio de la pandemia, algunos negocios funerarios del condado de Kern están encontrando que sus servicios son requeridos por clientes de otras regiones aledañas del sur de California que se encuentran abrumadas por la altísima demanda que experimentan.


Pero la situación en el condado de Kern podría hacerse lo suficientemente complicada muy pronto, al punto de que podría abrumar por sí misma a las funerarias locales incapacitando su habilidad de ayudar a sus vecinos.

Un pronóstico del Departamento de Salud Pública de California, predice que el condado de Kern verá 200 muertes más en los próximos 30 días, lo que pondrá a prueba la capacidad logística de las funerarias locales.

Para tratar de hacer frente a la situación, las funerarias locales están aumentado su capacidad de refrigeración de cadáveres, y su personal está trabajando horas extra.

Aun así el sistema funerario local está mostrando signos de estrés. Algunos hospitales locales están encontrando que las funerarias que normalmente utilizan para el almacenamiento de cadáveres, los están comenzando a rechazar por falta de capacidad.

Jim La Mar, presidente de la cadena de casas funerarias Greenlawn Funeral Homes and Cemeteries, dijo citado por Bakersfield.com que “una de las mayores preocupaciones de los hospitales es que tienen escasez de camas en la sala de emergencias, por lo que cuando alguien muere es fundamental que lo recojan para poder volver a ocupar la habitación".

Antes de la pandemia Greenlawn estaba incinerando cuatro cuerpos por día, ahora ese número ha aumentado a un promedio de 10 cadáveres por crematorio, lo cual ha sido posible gracias a un permiso especial de la Junta de Recursos del Valle de San Joaquín que permitió elevar el número de cremaciones en Tehachapi.

La situación de Bakersfield no ha llegado al punto en el que haría falta relajar las restricciones en el número de cremaciones, la cual fue establecida para proteger y mejorar la calidad del aire en el área. Pero esa medida es algo que no se descarta que pueda tener que ser tomada próximamente.

Reacciona
Comparte
Publicidad