Elecciones 2018

Lupe Valdez y Greg Abbott se encuentran esta noche en el único debate por la gobernación de Texas

La exsheriff de Dallas tiene la oportunidad de presentarse ante muchos que todavía no la conocen y convencer al electorado de su manejo de asuntos estatales. El actual gobernador Greg Abbott debe mantener un equilibrio entre destacar sus logros y no parecer extremadamente agresivo hacia su contrincante demócrata.
28 Sep 2018 – 12:37 PM EDT

DALLAS, Texas.- La exsheriff de Dallas Lupe Valdez y el actual gobernador, Greg Abbott, se enfrentan este viernes a las 7:00 pm (hora local) en el primer y único debate por la gobernación de Texas.

Abbott llega al encuentro en la biblioteca presidencial Lyndon B. Johnson en Austin como el claro favorito, con una encuesta reciente indicando una holgada ventaja de casi 20 puntos entre probables votantes.

Expertos apuntan a que el gobernador republicano, quien le ganó cómodamente a Wendy Davis en el 2014, buscará mostrarse positivo y destacar sus logros.

Por su parte, Valdez, quien hizo historia al convertirse en la primera hispana y persona abiertamente gay en ser candidata a la gobernación de Texas por uno de los dos principales partidos, enfrenta una batalla cuesta arriba: vencer a un popular gobernador republicano, en un estado en el que ningún demócrata ha ganado un puesto a ese nivel desde 1994.

Observadores señalan que la exsheriff deberá buscar crear un momento que defina positivamente su candidatura y demuestre su manejo detallado de políticas estatales. Tiene además el reto de cautivar la atención en un ciclo noticioso en el que los reflectores están puestos en el polémico proceso de confirmación del candidato a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh.

"Lupe tiene que establecer una conexión, particularmente con los demócratas que no la conocen o no saben mucho de ella e intentar movilizarlos y convencerlos de que es una candidata fiable", le dijo a Univision Noticias, Jim Henson, director del Texas Politics Project en UT Austin. "Ha tenido bastantes dificultades en la campaña hasta ahora. Su campaña tiene que ver esto como una oportunidad para ganar parte del terreno perdido y presentarse como un alternativa al gobernador en funciones".

Lo que se espera que destaquen

Abbott aprovechará para demostrar su dominio de las políticas estatales y enfatizar el crecimiento económico del estado, en otras palabras, buscará lucir como un gobernador en funciones.

"La economía en Texas ha estado bastante fuerte por algún tiempo ya y va a enfatizar los trabajos que se han añadido durante su periodo, el desempeño económico de Texas", destacó Matthew Wilson, profesor de Ciencias Políticas de la Southern Methodist University.

A sus 60 años, el gobernador ha tenido mucha más práctica con debates y en un puesto estatal que Valdez, que viene de dirigir la oficina del sheriff de Dallas. Antes de ocupar el máximo cargo en Texas, Abbott fue el fiscal general del estado durante más de una década.

Por su parte, la exsheriff buscará destacar su impresionante historia de vida y cómo ha logrado avanzar incluso con las probabilidades en contra. En múltiples ocasiones, la exsheriff de 70 años, una hija de inmigrante quien creció en un barrio pobre de San Antonio, ha insistido: “No le digan a esta latina que no puede liderar”.

La pregunta en el caso de Valdez, señaló a Univision Noticias el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Rice en Houston, Mark P. Jones, es si puede "aparecer como alguien con la confianza y la capacidad que Texas espera de su gobernador".

Jones anticipa que la exsheriff aproveche su historia personal para "discutir cómo la ha preparado para ser la gobernadora de todos los texanos".

Lo que no deben hacer los candidatos

Expertos señalan que Abbott deberá evitar parecer en exceso agresivo hacia Valdez.

"Llega con una ventaja significativa, querrá ser lo menos controversial posible", señaló Henson. "No espero que evite temas clave para los republicanos pero sí que sea lo más positivo posible".

Jones coincide y señala que un Abbott demasiado agresivo podría más bien generar simpatía hacia Valdez.

La exsheriff, por su parte, deberá evitar parecer poco preparada o dispersa al presentar sus argumentos, lo que se la ha criticado en intervenciones anteriores, como cuando se enredó al responder una preguntar sobre inmigración en un foro.

Inmigración y seguridad

Observadores esperan que Abbott destaque su respuesta al huracán Harvey y al tiroteo en la escuela Santa Fe, y que Valdez le reproche no haber hecho más. Pero cuando se trata de la ley SB4, que veta políticas locales que limiten la colaboración con las autoridades de inmigración, esperan que Abbott lo presente dentro de un marco de seguridad.

"Tratará de dirigir cualquier discusión sobre inmigración hacia un asunto de crimen y respeto por la ley y el orden, y evitar en lo posible una discusión de DACA y la deportación de inmigrantes indocumentados, especialmente durante la administración de Trump donde hemos visto la expulsión de inmigrantes con fuertes lazos en las comunidad", indicó Jones.

Abbott sigue buscando el apoyo latino, destacó el experto. "Creo que quiere obtener si no superar el 44% del voto hispano que recibió en el 2014", dijo.

Activistas y organizaciones de derechos civiles han criticado la llamada ley antisantuario porque consideran que promueve la categorización racial y crea desconfianza entre la comunidad hispana y las agencias del orden.

Sin embargo, indica Wilson, es probable que el gobernador busque conquistar a los latinos subrayando el crecimiento económico del estado.

¿Podría el debate alterar el resultado de la contienda? "Tomaría un error significativo de juicio o en la presentación del gobernador para que cambiara la dinámica, y creo que ese es realmente la única esperanza que tiene la campaña de Valdez con respecto a este debate", señaló Henson.

Espera, sin embargo, que Abbott llegue muy preparado.

Ve también:


Hispanos en Texas explican por qué votan en las primeras primarias del 2018

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés