Explosiones

“El camino hacia la recuperación será largo y difícil”, afirma la familia de Esperanza Herrera, víctima de la tercera explosión en Austin

La hispana de 75 años resultó severamente herida cuando un paquete bomba le explotó el 12 de marzo, en uno de los estallidos que aterrorizaron a la capital texana este mes. Su familia pide ayuda para costear los gastos médicos.
26 Mar 2018 – 7:48 PM EDT

La mañana del 12 de marzo, Esperanza Herrera salió de su hogar para recoger un paquete dejado frente de la residencia de su madre. Ese día, su vida dio un giro inesperado cuando levantó una caja que explotó dejándola con heridas severas.

Era la tercera explosión que se registraba en Austin en 10 días. Mark Conditt, el principal sospechoso de los cinco estallidos que aterrorizaron a la capital texana este mes, falleció días después cuando detonó uno de sus artefactos, pero para Herrera la pesadilla no acaba.

La hispana, de 75 años, sufrió lesiones internas graves, la desfiguración de su abdomen, la amputación de dos dedos, la ruptura de varios huesos, así como heridas graves en sus mejillas y mentón, detalló su familia. Desde el día de la explosion, a Herrera se le han practicado diversas cirugías y “tendrá que pasar por varias más”, acotaron.

“Ella continúa luchando por su vida cada día, sin embargo, la espera un largo camino hacia la recuperación”, publicó su nieto en una campaña de recaudación de fondos en el sitio GoFundMe.

Al momento de la explosión, dentro de la casa se encontraba María Moreno, la madre de Herrera de 93 años, quien “aunque no resultó herida físicamente, está experimentando estrés postraumático y emocional debido al incidente”, señala el sitio. Herrera se ocupaba de cuidar a su madre.


La campaña de recaudación de fondos de la familia busca costear los gastos médicos de la víctima y los cuidados que serán necesarios cuando ella sea dada de alta, como la modificación de su hogar, la reparación de la residencia que resultó dañada por la explosión y otros gastos, señalan en el sitio.

Los Herrera recordaron a las otras víctimas de las bombas y enviaron sus condolencias a las familias de Anthony House, un padre de 39 años, y Draylen Mason, un joven de 17 años promesa de la música, los dos afroamericanos que fueron las víctimas mortales de los ataques.

"Somos una familia de fe y cuando comenzamos la Semana Santa y nos acercamos al Domingo de Pascua, es nuestro deber y obligación cristiana orar por el alma de Mark Conditt y su familia, y continuaremos haciéndolo”, se lee en un comunicado enviado por la familia de Herrera a diversos medios.

Apoyo a las otras familias

Asimismos, la familia de House, quien murió en la primera explosión registrada el 2 de marzo, lanzó una campaña en el sitio GoFundMe para pagar las cuentas relacionadas con su muerte y reparar su casa tras la explosión.

“Steph era un esposo y padre cariñoso, generoso y afectuoso, así como también un hijo, hermano, tío y amigo querido por muchos. Su muerte ha dejado a su esposa y a su pequeña hija traumatizadas por su pérdida y devastadas emocionalmente”, se lee en el sitio.

Adicionalmente, la madre de House creó una segunda cuenta para recaudar dinero y “asegurar el futuro de su hija”. “Esta tragedia imprevista destrozó los sueños de su esposa, que es una maestra de escuela local, y su niña de 8 años", señala.

Draylen Mason murió en la segunda explosión, registrada el 12 de marzo horas antes de la que dejó a Herrera gravemente herida. La familia de Mason lanzó una campaña en el sitio YouCaring para ayudar a pagar los costos funerarios, así como para ayudar a reconstruir su casa, en donde viven su abuela y su madre.

Vea también:

En fotos: Explosiones de paquetes bomba mantuvieron en vilo a las autoridades en Austin

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés