null: nullpx
Abuso Infantil

La muerte de una niña de 7 años tiene bajo la lupa al Departamento de Seguridad de Niños en Arizona

La agencia de cuidado de menores había recibido tres reportes de abuso de la menor antes de su muerte. Germayne Cunningham, un expolicía de Phoenix y su esposa Lisa, recibieron cada uno un cargo de asesinato en primer grado y 10 cargos de abuso infantil por la muerte de Sanaa, hija del exoficial.
13 Dic 2017 – 05:48 PM EST

El Departamento de Seguridad Infantil de Arizona (DCS) se encuentra en el ojo del huracán tras conocerse la acusación formal de asesinato para el padre y la madrastra de Sanaa Cunningham, de 7 años de edad. Esto después trascender que la madre de la menor reportó a la agencia en varias ocasiones que la niña era víctima de abuso y maltrato.

Germayne Cunningham, un expolicía de Phoenix y su esposa Lisa, recibieron cada uno un cargo de asesinato en primer grado y 10 cargos de abuso infantil por la muerte de la hija del exoficial.

Sanaa Cunningham murió en febrero de 2017, después de que su padre y su madrastra la llevaron a un centro de urgencias porque tenía problemas para respirar. Las autoridades encontraron evidencia de abuso infantil grave y negligencia.

De acuerdo con los registros judiciales, la pareja obligó a la niña a dormir afuera, en un patio, durante el invierno. También le tenían restringida la comida y no le brindaron la atención médica necesaria, entre otra serie de abusos.

El DCS emitió una declaración en la que afirma que recibió tres reportes en el caso de Sanna, trabajadores sociales de la agencia visitaron la vivienda de los Cunningham y durante sus investigaciones no tuvieron evidencias de abuso con la menor.

La agencia señaló que recibieron un reporte el 4 de marzo de 2016 en el que denunciaban negligencia con Sanaa por parte de Germayne y Lisa Cunningham. El investigador entrevistó a los niños y los padres y pudo verificar que estaban proporcionando el tratamiento para las necesidades especiales de niña, que entre otros problemas incluía un trastorno alimentario grave.

“Cuando los entrevistaron, Sanaa y otros hermanos en la vivienda negaron cualquier abuso o negligencia”, señala el comunicado de DCS.

Durante el curso de la investigación, los padres programaron una cita con un psiquiatra y un especialista gastrointestinal, según confirmó el trabajador social que visitó la familia. El funcionario determinó que las acusaciones no estaban fundamentadas y el caso se cerró.

La agencia también indica que la familia recibió información sobre los servicios comunitarios disponibles y le dieron seguimiento a los servicios médicos y de salud mental necesarios para Sanaa.

El siguiente reporte lo recibieron el 27 de octubre de 2016, en el denuncian un posible caso de abuso sexual basado en comportamientos sexuales de Sanaa (masturbación excesiva). La niña negó haber sido víctima de abuso y no se identificó a ninguna persona que hubiese cometido un acto en contra de la menor.

El trabajador de DCS revisó los registros médicos y psiquiátricos que confirmaron los esfuerzos de los padres para proporcionar un tratamiento de salud adecuado para Sanaa.

El reporte del DCS indica que las denuncias carecían de fundamento y el caso permaneció abierto a la espera de completar toda la documentación cuando se recibió otro informe y en ese momento el DCS ofreció servicios de Preservación Familiar pero los Cunningham lo rechazaron.

Ese reporte tiene fecha del 21 de diciembre de 2016, alega negligencia y abuso físico con Sanaa por parte de Germayne Cunningham y descuido de Lisa.

“Se inició una investigación que todavía estaba en progreso cuando se recibió la notificación de la muerte. Los padres presentaron evidencia de que estaban proporcionando servicios para las necesidades de salud mental de la niña”, señala el comunicado.

El DCS afirma que investigó cada caso y no encontró las pruebas suficientes para retirar legalmente a Sanaa de su hogar o para ordenar servicios de la corte.

“Sanaa tenía una extensa historia documentada de múltiples problemas de salud psiquiátrica y del comportamiento. Estaba bajo el cuidado de varios profesionales médicos para recibir tratamiento”, indicó el DCS en su declaración escrita.

La autopsia realizada por la Oficina del Médico Forense de Maricopa el 12 de octubre de 2017 encontró que la causa de la muerte eran complicaciones de la sepsis en el contexto de una bronquitis aguda con bronquiolitis y bronconeumonía temprana, absceso del pie derecho, múltiples ulceraciones cutáneas y espectro de esquizofrenia no especificado.

La causa de muerte fue declarada como no determinada. Tampoco se pudo identificar cómo ocurrió la lesión.

Los hermanos de Sanaa fueron entregados a hogares sustitutos. Uno de los niños de Lisa Cunninghan fue entregado a su padre.

“Los hechos que rodearon este caso fueron claramente complejos y requirieron una compilación reflexiva”, sostiene el DCS.

El abogado de la madre de la menor, Quacy Smith, cuestionó los procedimientos que hubo en el caso y afirmó que Germayne Cunningham recibió algún beneficio por ser en ese momento un policía, en una entrevista con el canal 3 de Phoenix.

Smith dijo que la madre de Sanaa hizo varias llamadas a la policía de Goodyear y al DCS para verificar el bienestar en Sanaa cuando sospechó que estaba siendo víctima de abuso.



En fotos: Niños explotados sexualmente encuentran sanación frente al mar de Tijuana

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Abuso InfantilArizonaMuertesJuicios Local

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.