Juicios

Exagente de la DEA en Arizona admitió que vendió armas ilegalmente, entre ellas dos rifles a sospechosos de narcotráfico

Joseph Gill, de 42 años, exagente de la Administración para el Control de Drogas (DEA), vendió un fusil semiautomático modelo M4LE calibre Colt .556 a un presunto narcotraficante en julio de 2016. El segundo fusil fue decomisado a un miembro sospechoso de tráfico de drogas en un puerto de entrada de Nogales cuando intentaba cruzar hacia México.
17 Ago 2018 – 4:36 PM EDT

Un exagente federal en Nogales, Arizona, se declaró culpable de vender armas de fuego sin una licencia, incluidos dos rifles que negoció con presuntos narcotraficantes, informó la fiscalía en un comunicado.

Joseph Gill, de 42 años, exagente de la Administración para el Control de Drogas (DEA), admitió ante una corte federal en Tucson que vendió armas sin licencia a personas que se cree los usarían ilegalmente.

Las ventas ilegales se dieron a conocer en 2016 durante una investigación de la DEA y otras agencias a una organización sospechosa de tráfico de drogas que buscaba vendedores de armas de fuego en el sur de Arizona para cruzarlas de contrabando a México.

Según el acuerdo de culpabilidad, Gill compró en línea tres rifles Colt .223 / 5.56 de una compañía con licencia Federal para vender Armas de Fuego (FFL) ubicada en Lexington, Kentucky el 12 junio de 2016. Pagó un total de 1,896. Los rifles fueron enviados a un FFL en Sahuarita, Arizona. Gill recogió los rifles el 18 de junio, el 27 y 28 de julio de 2016, vendió dos de los rifles a dos personas distintas, que según él tenían la intención de usar o deshacerse de las armas de fuego ilegalmente.

El rifle fue cruzado a México, luego sostuvo una reunión en un restaurante para negociar el segundo rifle, según el reporte.

Ese segundo fusil, que era "sustancialmente idéntico" al primero, fue decomisado en un puerto de entrada de Nogales a un sospechoso de tráfico de drogas cuando intentaba cruzar hacia México.

Ventas en privado

Gill renunció a la DEA el 30 de junio, según un comunicado de prensa de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Nevada, que se encarga de la acusación.

El exagente enfrenta hasta dos años en prisión, pero podría recibir libertad condicional, según un acuerdo de culpabilidad discutido en la audiencia el martes pasado.

Agentes de ATF registraron la casa de Gill en al noreste de Tucson y encontraron 35 armas de fuego y equipos, incluidos silenciadores. En la cuenta de correo electrónico del acusado encontraron los mensajes de la comunicación que tuvo con los compradores.

También hallaron una carpeta que contenía registros de compra y venta de armas de fuego, al igual que informes que mostraban las ventas que hizo desde 1998.

Los registros mostraron que Gill normalmente compraba armas de fuego en línea a vendedores autorizados y luego las vendía en privado.

Alrededor de 100 de esas transacciones involucraron la venta de armas de fuego en todo Estados Unidos, según el agente de la ATF. Gill compró los rifles Colt que vendió a presuntos traficantes por unos 630 dólares y los vendió por alrededor de 1,000 dólares cada uno.

Gill tiene su corte programada para el 26 de septiembre donde se espera reciba su sentencia.

Mira también:

Decomiso de drogas y armas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés