null: nullpx
Inmigración

Acusan a empleado de centro para menores migrantes de abusar sexualmente de 8 niños

Propublica reportó que Levian Pacheco, quien es VIH positivo, le hizo sexo oral a dos de los jóvenes e intentó penetrar analmente a otro de ellos en una de las instalaciones que opera la empresa Southwest Key en Arizona. Todos los incidentes fueron reportados entre agosto de 2016 y julio de 2017.
3 Ago 2018 – 10:56 PM EDT

Un trabajador de un centro de detención de menores de la compañía Southwest Key fue imputado con 11 cargos luego de que las autoridades lo acusaran de abusar sexualmente de al menos ocho niños que llegaron solos a Estados Unidos y estuvieron en los refugios de esta empresa en Arizona entre agosto de 2016 y julio de 2017, según reporta la web Propublica citando registros de la corte federal.

Según los documentos –sometidos hace una semana–, Levian D. Pacheco, de 25 años y quien es VIH positivo, le realizó sexo oral a dos de los adolescentes e intentó penetrar analmente a un tercero. Los otros seis –entre 15 y 17 años– dijeron que el empleado del centro los manoseó sobre o por debajo de la ropa.

Pacheco trabajaba en este centro, conocido como Casa Kokopelli, desde mayo de 2016. Es uno de los ocho que Southwest Key opera en Arizona. Las instalaciones fueron también citadas en 2017 por el Departamento de Servicios de Salud de Arizona –muestran los registros revisados por Propublica– por no revisar los antecedentes penales de los aspirantes a empleados para comprobar que no hubiesen cometido delitos sexuales o de cualquier otro tipo.

En el caso específico de Pacheco, estuvo casi cuatro meses trabajando en Casa Kokopelli sin que se hubiese realizado la revisión de su historial criminal. En los registros, no había constancia de arrestos o acusaciones por delitos sexuales, dijeron.

A este empleado, quien además era custodio de los US Marshals, le impusieron los cargos por abuso sexual infantil en agosto de 2017, después de una investigación de las autoridades locales y la oficina del inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). Entre las acusaciones hay ocho cargos por contacto sexual abusivo con alguien a quien custodiaba y otros tres por actos sexuales.

Pacheco no pudo ser contactado por Propublica para que respondiera a las acusaciones.

Las denuncias

Durante meses, las autoridades de Southwest Key en Mesa no supieron de los abusos de Pacheco contra los menores, señala la web que reveló el caso.

El silencio lo rompió uno de los adolescentes el año pasado, cuando le contó a una de sus maestras que un funcionario del centro había entrado a su habitación muy temprano el 24 de julio de 2017 y comenzó a tocarle el cuerpo por encima de la ropa, incluyendo sus partes. Abrumado, primero lo conversó con uno de sus compañeros, quien le dijo que a él le había pasado algo similar con el mismo empleado.

Un segundo menor negó en principio el abuso que había sufrido, pero horas después le contó a los trabajadores del lugar que Pacheco entró también a su cuarto y comenzó a hacerle unas cosquillas que terminaron con toqueteos en sus "partes íntimas".

Fue en ese punto cuando lo despidieron y comenzó la investigación, según los registros revisados por Propublica.

Con su partida se multiplicaron los casos denunciados. Un día después, un tercer chico contó a uno de los consejeros que había escuchado que otros tres de sus compañeros también habían pasado por el mismo abuso. Reconoció poco después que incluso él mismo había sido tocado indebidamente por Pacheco.

Las autoridades ubicaron a esos tres adolescentes y a dos más que confirmaron que también habían sido víctimas del empleado.

Un cuarto dijo que lo tocó por encima de la pijama en algún momento entre junio y julio de 2017. Un quinto, que fue trasladado a otro centro, dijo que estaba en el baño cepillándose los dientes y Pacheco tomó papel higiénico y luego se manoseó el pene por encima de la ropa.

Un sexto joven denunció que el hombre le abrió la puerta del baño mientras él se bañaba y primero se quedó mirándolo, pero luego se tocó sus partes. En otra ocasión, entró en su cuarto y le dijo: "Amor, he llegado". Luego de eso, le agarró el pene, se rió y le dijo "lo tienes grande", refieren los registros.

Un séptimo adolescente se estaba recuperando de una operación a la que fue sometido en junio de 2017 y cuando despertó, allí estaba Pacheco hablándole de lo grande de su miembro. De acuerdo con los documentos de la corte, el adolescente puede asegurar que el empleado le había "eyaculado" encima.

En otra ocasión, contó este mismo joven a las autoridades, el funcionario entró a su cuarto mientras jugaba videojuegos y le pidió que se sacara el pene. Ante la negativa del joven, el trabajador de Southwest Key lo lanzó en la cama, le bajó los pantalones y la ropa interior y comenzó a rozarlo con su miembro. El chico no pudo quitárselo de encima porque estaba recién operado. Pacheco le hizo sexo oral.

El último de los denunciantes estaba dormido cuando el hombre entró a su habitación. Lo despertó haciendo un ruido con las persianas. Ese día le hizo sexo oral. En otro incidente, a medianoche, se desnudó y le pidió al joven que lo penetrara.

El procedimiento

Southwest Key es la institución con mayor número de centros de detención para menores inmigrantes en todo el país. En los últimos meses, se han conocido otros casos de empleados que han incurrido en abusos contra los adolescentes en estos lugares.

Este miércoles se conoció el último, el de Fernando Magaz Negrete, de 32 años, quien enfrenta cargos de abuso sexual a un menor y está recluido en la cárcel del condado Maricopa. También ha sido despedido de la organización. En este caso, un testigo aseguró a los agentes que vio al Negrete tocar inapropiadamente a una adolescente de 14 años, a quien besó y manoseó en los senos y la entrepierna.

Cuando los detectives contactaron al trabajador el 31 de julio, este admitió haberlo hecho.

Hace una semana se conoció el presunto abuso sexual de una niña inmigrante guatemalteca de 6 años en unas instalaciones en Arizona, que desató críticas de activistas y legisladores contra la política de 'tolerancia cero' que separó de sus padres a casi 3,000 menores tras llegar al país sin documentos.

Así mismo, otro reporte de ProPublica reveló que la Policía de Tucson investigó varios incidentes de abuso sexual infantil en el centro de detención de menores migrantes La Estrella del Norte, también administrado por Southwest Key y donde actualmente se encuentran alrededor de 300 niños que cruzaron la frontera, varios de ellos separados de sus padres.

En un correo, Kenneth Wolfe, vocero de HHS, dijo a Propublica que había parado el envío de menores a Casa Kokopelli y que los adolescentes que se encontraban allí fueron reubicados. "Estos son niños vulnerables en situaciones difíciles (...) Cualquier señalamiento de abuso o negligencia es tomado con seriedad", indicó.

Jeff Eller, vocero de Southwest Key, dijo a la web en un email que no podía hablar de casos específicos pero que cualquier empleado acusado de abusos es "inmediatamente suspendido y se llama a las autoridades". Eso hicieron en el caso de Pacheco, explicaron.

HHS aseguró este jueves que los operadores de estos centros de detención reportaron al FBI 264 acusaciones de abuso sexual el año pasado. En 53 de ellas hay un adulto involucrado, aunque no detalló a Propublica cuántas de las agresiones eran consideradas de gravedad.


Abrazos, llanto y emoción: las imágenes de los reencuentros entre padres e hijos que han sido separados en la frontera sur

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés