null: nullpx
Logo image
ViX

¿Qué ocurriría con los osos polares si se derritiera el hielo del Ártico?

Publicado 10 Feb 2015 – 12:00 PM EST | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

En las últimas décadas, los osos polares se han convertido en los iconos más representativos de la lucha contra el cambio climático en la Tierra. El Ártico, región de mundo donde habitan, es la ubicación donde más rápidamente está aumentando la temperatura media anual, lo cual se traduce en un deshielo cada vez más veloz que amenaza seriamente la supervivencia de estos formidables animales. Pero… ¿te has preguntado qué le ocurriría a los osos polares en caso de cumplirse los peores vaticinios respecto al derretimiento del hielo ártico?

Los osos polares y el calentamiento global

El oso polar (Ursus maritimus) es el único oso que es capaz de nadar durante largas jornadas en mar abierto, técnica que emplea principalmente para desplazarse en busca de sus presas favoritas, las focas, las cuales habitan gran parte del año sobre las placas de hielo. Sin embargo, como consecuencia del calentamiento global, cada vez el hielo se hace más fino y dura menos tiempo, lo cual, según algunos estudios, está provocando la disminución de las poblaciones de focas.

Esto ha provocado que muchos vaticinen la desaparición de los osos polares más temprano que tarde, incluso en fechas tan tempranas como el 2020 en los casos más pesimistas. Esto se basa en el hecho de que en la época de más calor, cuando el hielo casi no existe, estos osos se desplazan a tierra firme, donde apenas cazan y pierden gran parte de su peso corporal en lo que esperan la vuelta del hielo.

Esta etapa dura entre cuatro y cinco meses normalmente, pero desde la década de 1980, el tiempo en tierra firme ha aumentado hasta tres semanas más, y se espera que de seguir el ritmo del calentamiento, el tiempo de espera se extienda hasta seis meses o más, matando a un gran número de osos.

¿Sería el fin de los osos polares?

Basándonos en los datos conocidos hasta ahora, la respuesta sería que sí, puesto que irremediablemente morirían de hambre. Pero según una investigadora del Museo de Historia Natural de Nueva York, es muy posible que estemos subestimando la capacidad de adaptación de los osos y de la variedad de alimentos de que estos disponen también en tierra firme.

Al analizar las heces fecales de varios individuos, la ecóloga pudo comprobar que en esta difícil época para ellos, los osos diversifican su dieta habitual de focas alimentándose de huevos, gansos y caribúes. Estos son presas fáciles en el momento porque es precisamente la temporada sin hielo en la que se producen los partos de los caribúes, la muda de las plumas de los gansos (por lo que tienen dificultades para volar) y la puesta de huevos de varias especies de aves.

Esto demuestra una gran adaptabilidad por parte de los osos polares y su capacidad de aprovecharse de manera oportunista de las presas disponibles, por lo que las sombrías predicciones de su extinción inminente con la desaparición del hielo no parecen ser tan exactas.

No obstante, está por ver aún si el gasto energético que representa cazar caribúes y gansos es suficiente en relación con las calorías que aportan, sobre todo si en un futuro sin hielo estos fueran la base de la alimentación en momentos que demandan tanta energía, como puede ser la época reproductiva. La amenaza por lo tanto, aunque matizada, sigue latente.

¿Crees que este descubrimiento disminuirá la preocupación sobre la situación del oso polar en el futuro inmediato?

Reacciona
Comparte