null: nullpx
Logo image
Vix

Las pirámides de Egipto apuntan hacia una estrella brillante y lejana

Publicado 25 Ago 2020 – 05:49 PM EDT | Actualizado 25 Ago 2020 – 05:53 PM EDT
Reacciona
Comparte

Aunque las pirámides de Egipto nos resulten misteriosas, poco a poco se revelan sus verdades a través de la ciencia. La científica Kate Spence descubrió que las pirámides de Guiza apuntaban directamente a las estrellas para tomarlas como punto de referencia.

Elon Musk está equivocado pues las pirámides de Egipto no fueron construidas por extraterrestres, sino que son una muestra de las capacidades avanzadas de las civilizaciones antiguas.

La construcción de las pirámides inició hace 4,700 años y fueron diseñadas para apuntar a una estrella llamada Thuban.

Es probable que Thuban fuera el eje astronómico alrededor del cual parecían orbitar el resto de estrellas en la noche y por eso los egipcios apuntaron hacia la estrella.

En la actualidad, la estrella polar es Polaris, ubicada a la derecha de Thuban y significativamente más brillante. Esto ocurrió porque, con el paso de los años, la inclinación del eje terrestre cambió de posición.

Sin embargo, Thuban todavía es monitoreada por satélites y telescopios, cuyo objetivo principal es encontrar nuevos exoplanetas.

El satélite de reconocimiento de exoplanetas en tránsito (TESS) de la NASA reveló que Thuban experimenta eclipses eventuales, algo que nunca antes había sido observado.

Al estudiar las imágenes, astrónomos de la NASA descubrieron que Thuban tiene una estrella hermana y orbitan entre sí, lo cual provoca los eclipses y hace que desaparezcan temporalmente. Todo el tiempo pensábamos que se trataba de una estrella, pero en realidad son dos.

La estrella más grande del par de Thuban es cuatro veces más grande que el Sol y 70% más caliente, con una temperatura de aproximadamente 9,704º C. La otra estrella es de la mitad del tamaño y cinco veces más débil.

Ambas estrellas orbitan a 61 millones de kilómetros una de la otra y completan una vuelta cada 51 días. Las estrellas nunca se ocultan por completo entre sí, pero ocasionan eclipses de 5 horas.

Es la primera vez que los astrónomos encuentran evidencia de un par de estrellas que se eclipsan entre sí y Angela Kochoska, investigadora principal del evento, cree que pasaron desapercibidas por la corta duración.

«Debido a que la estrella es tan brillante, habría saturado rápidamente los detectores del observatorio Kepler de la NASA, lo que también enmascararía los eclipses», explicó Kochoska en un comunicado de la Agencia Espacial.

Después de las observaciones, los investigadores concluyeron que se trata de uno de los pares de binarias eclipsantes más brillantes, que son estrellas que cruzan órbitas y dejan a una en la sombra, pero algunas partes quedan visibles.

El descubrimiento de los eclipses ayudará a los astrónomos a encontrar una medición más precisa de las masas y tamaños de ambas estrellas.

De acuerdo con Kochoska, ahora los investigadores esperan que TESS encuentre más eventos de eclipses durante sus observaciones cósmicas.

En lo que respecta a las pirámides, los datos sobre su construccion nos ayudan a comprender mejor cómo eran los modelos matemáticos de las culturas antiguas y a comprender su historia.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte