Zapatos

Las 7 anti-reglas para usar zapatos de colores

Si te hacen ojitos esos zapatos amarillos, verdes, azules pero no sabes cómo usarlos, te ofrecemos una lista de consejos que desafían lo tradicional que te ayudarán a librarte del temor y portar con confianza esta tendencias que es de las más fuertes del verano.
13 Jun 2016 – 6:42 PM EDT

A todas nos deformaron para pensar que ningún aspecto de nuestro look debe de desentonar y que es necesario seguir ciertos lineamientos para estar "bien vestida".

Nos han dicho que el bolso y los zapatos deben de ser de un color idéntico; que es necesario evitar ciertas combinaciones como, por ejemplo, el rojo y el negro ("pareces bandera de huelga"), el azul y el negro, el naranja y el azul (por lo visto, nadie les avisó a los Miami Dolphins). Nuestras madres nos aseguraron que el mejor zapato es el que combina con todo, o con casi todo.

Entonces, de pronto y por todas partes, las revistas de moda nos prometen que lo de hoy es mezclar, atreverse, combinar lo incombinable. Los zapatos en los estantes están llenos de modelos que nos coquetean, nos tientan con sus tonos como de caramelo, brillantes, atrevidos, inusuales. Rojos, amarillos, rosados, dorados, verdes, plateados, morados...

Si te hacen ojitos estos zapatos pero no sabes cómo usarlos, te ofrecemos una lista de anti-reglas que te ayudarán a librarte del temor y portar con confianza esos zapatos que llevan semanas haciéndote salivar.

Anti-regla #1

La manera más fácil e infalible de usar zapatos de colores vivos, es anti-combinarlos con un atuendo monocromático y, de preferencia, neutro, de modo que resalten. Entre mayor sea el contraste, mejor. Por ejemplo, zapatos amarillos con un atuendo completamente negro, blanco o nude. Puedes darle coherencia al look con acentos que hagan eco del tono de tus zapatos: con unos aretes, un collar o un reloj, incluso un labial o barniz de uñas. La palabra clave es acento (una chamarra o blazer no es un acento).

Anti-regla #2

Si ya lograste el contraste perfecto (arriba), el siguiente paso es elegir el bolso correcto. Contrario a lo que siempre te dijo tu madre (o para el caso, tu tía o tu abuela o tu mejor amiga que nada sabe de moda), evita la tentación de usar un bolso del color de tus zapatos, a menos de que tu atuendo cuente con un tercer color. Tienes en este caso varias opciones. Una, es usar un bolso del color de tu atuendo. Otra, es usar un bolso de un color complementario (por ejemplo, azul, si tus zapatos son amarillos; blanco, si tus zapatos son rojos). Por último, puedes usar un bolso multicolor que contenga el tono de tus zapatos y el tono de tu atuendo, entre otros. Todo depende qué tan lejos estés dispuesta a ir.

Anti-regla #3

Al elegir las demás prendas de vestir, limítate a un total de tres tonalidades a la hora de construir el look completo. Esta anti-regla fácil de seguir evitará que te desvíes hacia terreno minado y te ayudará a mantener la coherencia entre las prendas, sin que se pierda el efecto contrastante.

Anti-regla #4

La amplia variedad de tonos que existen en las prendas de vestir, puede provocar mucha confusión a la hora de anti-combinar. Como anti-regla general, los tonos fríos se llevan con tonos fríos, y los cálidos con los cálidos.

Anti-regla #5

No uses demasiados accesorios. Unos zapatos contrastantes llamarán mucho la atención, quiérelo o no. Si, además, usas un exceso de accesorios (mascadas, collares, pulseras, etc.), sólo conseguirás marear a la gente a tu alrededor. O que te pidan tu tarjeta de presentación como mago de fiesta infantil.

Anti-regla #6

Trata a los tonos metálicos como neutros. Si quieres usar una pulsera verde, por ejemplo, como acento que haga eco con tus zapatos verde pistache, pero lo minimalista no es lo tuyo, no tienes por qué usar una sola pulsera. Combina esa única pulsera verde con otras dos o tres doradas. Lo mismo aplica a los zapatos metálicos: anti-combínalos como si fueran de un tono neutro. Anti-combina tus vestidos metálicos con zapatos de tonos vivos.

Anti-regla #7

Si la idea de vestir en tonos neutros para poder usar esos fabulosos zapatos color Barbie, te deprime, esta guía de colores puede ayudarte a lograr combinaciones interesantes sin tanto riesgo: los zapatos azules se llevan bien con amarillo, blanco o verde; los zapatos verdes se llevan mejor con el amarillo, azul o café; los zapatos anaranjados de ven bien con el rosa pálido, el azul cielo y el verde olivo; los zapatos morados se llevan con el azul marino, el crema y el rosa pálido; los zapatos rojos, con azul marino, el verde olivo y los rosas pálidos; los zapatos amarillos combinan bien con el azul marino o claro, el verde olivo y crema.

Más contenido de tu interés