No, señor Taylor, hablar español y hablar ‘mexicano’ no es lo mismo

Ken Taylor, el alcalde de Huachuca City, Arizona, respondió furibundo a una invitación en “mexicano” para asistir a una reunión.
Opinión
Laura vive en Nueva York. Se siente periodista entre los blogueros; bloguera entre los periodistas y habla español, inglés y mexicano.
2016-08-16T13:41:49-04:00

Nunca voy a entender el temor que tienen muchos estadounidenses al idioma español, o a todo lo que no sea English-only. Es casi como si hablar en un idioma diferente al inglés fuera una afrenta a su “americanidad”, su patriotismo o su constitución. Es ese mismo miedo lo que ha estado detrás de iniciativas para hacer del inglés el idioma oficial de EUA (no lo es), o para evitar que gobiernos u otras instituciones usen el español, el chino o el árabe en sus comunicaciones oficiales dirigidas a inmigrantes.

Y si esta obsesión por el English-only no fuera suficiente, hay otra testarudez Made in USA que me divierte más de lo que me enfada: esa noción de que “español” y “mexicano” son términos intercambiables para describir el idioma que hablamos más de 41 millones de latinos en EUA – y otros cuantos 400 millones en el resto del planeta –. Me ha pasado más de una vez que, luego de informar a mi interlocutor que soy de nacionalidad mexicana, éste me regala una linda sonrisa para luego decir con mucho conocimiento de causa: “Ah, so you speak Mexican!”.

Arrghgghgh.

Para los que no me lo crean, ahí tienen al señor Ken Taylor, alcalde de Huachuca City, Arizona, que hace unos días hizo tremenda pataleta tras recibir – ¡oh, el horror! – una invitación bilingüe (es decir, en inglés y español) para una reunión binacional de alcaldes de México y EE.UU. Pero Taylor hizo mucho más que un simple berrinche. De acuerdo con El Paso Times, el (seguramente monolingüe) funcionario respondió a tan ofensiva misiva disparando un explosivo e-mail en el que sentenciaba: “No voy a asistir a una función sobre la cual recibí una invitación en mexicano/español”.

LOL, señor Taylor.


Veamos: La famosa invitación estaba escrita en inglés y en español (no en mexicano) y era para convocar a una reunión binacional (get it?) de alcaldes de EUA y México, dos naciones soberanas, en donde se hablan dos idiomas distintos. Pero nada de eso pareció importarle a este orgulloso veterano que, asegura, ha servido en muchos países. El señor Taylor estaba tan enfadado, que dijo incluso sentirse “insultado” porque “una nación significa un idioma”. Y, además, ¿quiénes se creen estos mexicanos para que se les acomode con un mensaje en su idioma si lo primero que tienen que hacer es acabar con tanto violador y narcotraficante que mandan para acá? (algo así dijo, básicamente).

La disputa, al final, se resolvió retirando la invitación al señor Taylor ( good riddance, como decimos los bilingües), pero estoy casi segura de que el señor sigue sin entender la diferencia entre “español” y “mexicano”, así que ahí va una ayudadita.

Mire señor Taylor, si en un futuro reciba una invitación que diga: “Órale, pinches güeyes, vamos a juntarnos a echar desmadre”, entonces sí, esa sí está en “mexicano”.

Lo otro era español.

También ve:


RELACIONADOS:TrendingOpiniónEstilo de Vida
Publicidad