La primera candidata abiertamente gay busca la corona de Miss America

Erin O'Flaherty, que fue coronada como Miss Missouri y el próximo 11 de septiembre competirá para ganarse la corona nacional, está haciendo historia al dejarle saber a los jueces del concurso su orientación sexual.

Erin O'Flaherty es una bella mujer de ojos claros y pelo brunet. Es graduada de la Universidad de Central Florida. Tiene una boutique en Chesterfield. En junio pasado fue coronada como Mis Missouri. Además es gay.

Una fiel convicción de que los reinados eran plataformas ideales para poder llevar a cabo sus proyectos sociales y para inspirar a muchas niñas como ella la llevó a participar en el certamen de belleza de su estado.

Después de años de ganar una y otra competición, Erin no tenía por qué dudar de que su talento y su belleza la podrían llevar a ser elegida como reina. Sin embargo, haberse presentado a la competición como abiertamente gay si podría jugarle en contra a juzgar por el contundente número de mujeres como ella que habían ganado alguna vez una corona: cero.

Fuera de todo pronóstico, Erin se convirtió en la primera candidata gay en ser coronada y ahora sigue haciendo historia al convertirse en la primera en llegar a la competencia de Miss America que se llevará a cabo este próximo 11 de septiembre.

"Miss America le ha dado voz a las mujeres de este país y este año le damos la bienvenida a la primera participante abiertamente gay. Estamos orgullosos de darle apoyo a cada una de las jóvenes mujeres que quieran entrar en nuestro programa nacional”, ha dicho Josh Randle, directora de operaciones de la Organización Miss America en un comunicado.

Con este nuevo suceso los reinados parecen consolidarse cada vez más como plataformas en donde varias de los debates de género y de raza se están dando. Hace solo unos meses Miss USA elegía a una mujer afroamericana que al haber estado en la armada desafiaba todas los clichés de una reina.

Por su parte, Miss Teen USA aceptaba que las jovencitas dejaran de desfilar en vestido de baño para cambiarlo por atuendos deportivos a la vez que recibía fuertes críticas por reforzar un solo estereotipo de belleza y, ahora, en un amplio grupo de candidatas de todo el país, Mis America le da un lugar a la comunidad LGBT.

Con su apuesta, Erin O'Flaherty está desafiando los límites de lo que se supone debe ser una reina o de lo que se espera de un reinado de belleza. Hasta ahora, todas las reinas que se habían declarado gays como Miss Kentucky 2011, Djuan Trent, o la española Patricia Yurena que concursó en Miss Universo en 2013, lo habían hecho unos años después de haber abandonado la corona.

Miss Missouri está también llevando a su límite muchos de esos estereotipos con los que se emparenta a las mujeres gays. Como ella misma se lo confesó a Cosmopolitan, “no fue fácil crecer en Florence, Carolina del Sur, luciendo muy femenina y siendo gay a la vez, porque además de ser una sociedad conservadora mi look no parecía
encajar en los ideales estéticos de las mujeres que hacen parte de la comunidad LGBT. Me tomó años de luchas internas entender quién era”.

Para esta atípica reina lograr colarse en un reinado tiene un propósito más noble que solo ganarse una brillante corona. Erin trabaja con Trevor Project una fundación que busca prevenir el suicidio infantil, una causa a la que se unió una vez una de sus mejores amigas se suicidara a los 13 años.

“El suicidio es la segunda causa de muerte en jóvenes entre los 14 y los 25 y los de la comunidad LGBT tienen ocho veces más posibilidades de cometer suicidio frente a sus pares heterosexuales”, ha dicho la reina que al ganar un lugar en un publicitado certamen siente que le está mandando un contundente mensaje a las niñas que crecieron con dilemas como los suyos.

Quizás ser reina esté ganando un nuevo rol social al permetirle a la mujeres entre trajes de gala y diamantes hechos coronas plantear nuevas formas para la belleza, conseguir ampliar los criterios de raza y admitir que todas las orientaciones sexuales son bellas.

Lea también: