null: nullpx

La nueva aventura de Emma Watson: esconder libros feministas por el metro

La actriz británica dejó varias copias de una autobiografía de Maya Angelou en el metro de Londres como parte de una acción de su club de lectura feminista. Los viajeros podrán encontrar los libros en las escaleras mecánicas y dentro de los vagones.
3 Nov 2016 – 12:10 PM EDT

Los viajeros más atentos del metro londinense podrán encontrarse con una sorpresa preparada por una famosa actriz y activista. Si apartan la vista del teléfono y miran a su alrededor durante estos días, podrían descubrir alguno de los libros que Emma Watson ha dejado por la estación y los vagones para fomentar la lectura.

Junto a las escaleras mecánicas, camuflados entre los folletos de publicidad... La actriz británica se divirtió el pasado martes preparando esta 'búsqueda del tesoro' y lo ha compartido todo en Instagram, donde sus seguidores encontrarán pistas para llegar a los libros. Ya hay varios afortunados que se han hecho con su copia.

El título que ha repartido es Mom & Me & Mom, la última parte de la autobiografía de Maya Angelou en la que la autora comparte la relación con su madre, una experiencia complicada que la hizo sufrir pero también la fortaleció para convertirse en una de las escritoras más aclamadas de la historia.

¿Y por qué ha hecho esto Emma Watson? La acción forma parte de su club de lectura Our Shared Self, una comunidad de apasionados por la literatura que se reúnen a través de Internet para hablar de escritos feministas. Se trata de una de las iniciativas de Emma relacionadas con su papel de embajadora de UN Women, donde lidera HeForShe por los derechos de las mujeres. El club tiene más de 148,000 seguidores y cualquiera puede entrar a través de Goodreads, la plataforma de valoración de libros.


Para la iniciativa del metro Emma ha colaborado con otra organización: Books on the Underground. Creada en 2012, esta agrupación se dedica a repartir libros (cerca de 150 a la semana, según su web) por el metro de Londres con la ayuda de voluntarios y 'Hadas de los libros' (como la protagonista de Harry Potter).

Este es un ejemplo más de cómo se puede llevar la cultura a la vida diaria de las personas provocando pequeñas alegrías. Tan sólo hay que abrir un poco los ojos y echar una mirada con atención alrededor, para que no suceda lo que le ocurrió al violinista Joshua Bell: el cotizado músico —las entradas para sus conciertos son muy caras— se puso a tocar el violín en el metro de Washington y apenas un par de personas, entre las miles que pasan al día, se detuvieron a escucharlo.

Los libros que ha dejado Emma contienen una carta manuscrita por ella: "Sólo se han escondido 100 copias en el metro, por Books on the Underground", se puede leer en la caligrafía de la actriz. "Cuídalo, y cuando hayas terminado de leerlo, por favor déjalo en el metro de nuevo para que otra persona lo encuentre".


Publicidad