null: nullpx

Ivanka Trump y la estrategia de usar trajes de su propia marca (todos los días de la Convención)

El protagonismo que la hija mayor del candidato presidencial Donald Trump tuvo entre los republicanos obedeció no solo a sus discursos sino a una pensada apuesta de estilo que hizo que el mundo entero conociera su propia marca.
22 Jul 2016 – 12:49 PM EDT

Ivanka Trump no necesita de un vestido de 2.000 dólares como el que usó Melania Trump el día de su polémico discurso para convertirse en un ícono (y no solo de moda). Durante toda la convención, la hija del candidato ha demostrado sus habilidades para los negocios usando en cada una de sus apariciones vestidos, zapatos o joyas de su propia marca. ¿Quién sino ella misma iba a ser su mejor estrategia de divulgación?


El jueves en la noche, con el recinto en Cleveland a reventar, la atención no solo estuvo puesta en su discurso que intentó transformar las ideas que las mujeres tienen del candidato Donald Trump y sacudirle ese señalamiento de misógino que recae sobre él, sino en su vestido, uno rosa pálido, formal y clásico que ligeramente delineaba su silueta y que se encuentra en el actual catálogo de la marca que lleva su mismo nombre ‘Ivanka Trump’ por 138 dólares.

Una empresaria de su talla no iba a desaprovechar la oportunidad de que más de 10 millones de personas fueran testigos de lo bien que van las cosas con su negocio de ropa masiva que parece competir con grandes marcas de diseñadores al apostar por tendencias actuales a precios muy pagables, estrategia que puede hacer gracias a que maquila en China, muy a pesar de las amenazas de su padre a compañías como Apple, a la que le djo que la iba a obligar a fabricar “sus malditos ordenadores” en Estados Unidos.

La marca Ivanka Trump fue lanzada oficialmente el 10 de septiembre de 2015 para la colección de otoño, con seis modelos de vestidos que fueron puestos en las más presitigiosas boutiques online por precios que merodeaban los 140 dólares y que ella misma, alardeando de sus dotes sobre las pasarelas, modeló.

En la última noche de la reunión republicana, y muy al estilo de lo que sucede con grades íconos de estilo como Kate Middleton o Michelle Obama, todos las tiendas online se volcaron a poner en la primera página de sus catálogos modelos de la misma línea de ese sugestivo vestido rosa pálido que usó Ivanka Trump, esperando que hubiera una solicitud masiva. Pero aunque Ivanka aún está lejos de ser un fenómeno de ‘sold out ‘como la actual primera dama, sin duda a fuerza de ver sus diseños inundando la televisión y los cubrimientos de la campaña sus ventas van aumentar.


Los zapatos de su firma tambien fueron protagonistas e hicieron su incursión el miércoles por la noche cuando la empresaria fue capturada señalando a Ted Cruz. Unos pumps clásicos negros de 135 dólares fueron su elección para accesorizar su vestido de seda blanca cuya marquilla también profesaba: Ivanka Trump.


Así, para todos aquellos que hace un año se preguntaban por el futuro de ella como empresaria tras las tormentas que desencadenó el anuncio de Donald Trump como candidato presidencial, las cosas parecen estar claras ahora.

Sin embargo, justamente por estos días, la empresaria recibió una demanda formal de la marca italiana Aquazurra que la acusa de haber copiado más de ocho modelos de sus colecciones, una acusación que ya hace unos años había hecho otro grande de la industria del calzado, Derek Lam.

Publicidad