El feminismo de Hillary Clinton se lleva en la camiseta

Los diseños de camisetas a favor de Hillary Clinton abundan y apuestan por los mensajes feministas, pero, ¿logran entrar en el armario de las chicas?
3 Jun 2016 – 7:00 AM EDT

"Hillary Clinton está jugando la carta de la mujer," suele exclamar Donald Trump en sus discursos para desacreditar a su oponente demócrata. La respuesta de Hillary a este comentario ha sido directa: en su tienda online ha puesto a la venta una "Woman's Card" en formato carnet y una baraja de cartas con estadísticas que muestran la desigualdad que afecta a las mujeres.



La lucha por los derechos de las mujeres es una de las características de Hillary, que a lo largo de su carrera política ha defendido en los ámbitos de la educación, el cuidado de los niños, los derechos reproductivos, la baja parental, y la igualdad salarial, entre otros.

"Women's Rights are Human Rights," es uno de sus lemas, y es el mensaje que la diseñadora de moda Tory Burch eligió para decorar su camiseta pro-Hillary.



Los pesos pesados de la industria de la moda se han volcado en apoyo a Hillary, empezando por Anna Wintour, la influyente directora de la revista Vogue en EEUU. La editora, que rara vez luce camisetas (son demasiado informales para su sofisticado estilo), ha proclamado su adhesión a la campaña de Hillary a través de las prendas diseñadas por Marc Jacobs. Diane von Furstenberg, Pamela Love y Eva Fehren son las otras creadoras que han participado en el diseño de las camisetas oficiales de la candidata.



A estos diseñadores consagrados se ha sumado un gran número de fans espontáneos que están poniendo a la venta sus propias creaciones. Entre ellos tienen un punto en común: la utilización de mensajes de tono feminista. Las camisetas que abundan en las redes sociales, sobre todo Tumblr, se sirven de eslóganes y referencias a la cultura popular (como la película "Mean Girls" con Lindsay Lohan) para resaltar este lado de Hillary.



También utilizan iconos del feminismo, como la famosa imagen del "We Can Do It!", un póster utilizado como propaganda durante la Segunda Guerra Mundial para subir la moral de la población. Las feministas han mantenido viva esta imagen usándola como símbolo de empoderamiento.



Otros abogan directamente por políticas concretas del programa de Hillary, como esta camiseta que llevó la actriz Aubrey Plaza (conocida por "Parks and Recreation") en la película "To-Do List" a favor de los derechos reproductivos.



También predominan los mensajes de empoderamiento que destacan el lado fuerte de la candidata, en línea con la tendencia que impulsó Beyoncé y su “I’m not bossy, I’m the boss."



La camiseta más popular en Tumblr, aunque no asociada directamente a la campaña de Hillary, es la que dice: "El lugar de la mujer es la Casa... Y el Senado." En 2015, las mujeres representaron un 19.4% del total de miembros del Congreso de los Estados Unidos. 20 mujeres forman parte del Senado, y 84 en la Casa de Representantes.



Sin embargo, el mensaje no cala del todo entre las mujeres jóvenes, que se identifican más con el discurso de Bernie Sanders. Según informa Mother Jones, el apoyo de las jóvenes millennials se reparte en un 61-30 a favor de Sanders. Comentarios como el de la ex secretaria de Estado Madeleine Albright, que dijo: "Hay un lugar en el infierno para las mujeres que no se ayudan entre ellas" han jugado malas pasadas a la campaña de Hillary, pues muchas mujeres han rechazado la idea de que le deben el apoyo a Hillary por el simple hecho de ser mujer.

"Las mujeres jóvenes que apoyan a Sanders están viviendo el sueño feminista, donde el género ya no restringe ni define tus elecciones, donde las niñas crecen sabiendo que pueden ser lo que deseen, " escribía Maureen Dowd en The New York Times.

Changa, una feminista que defiende la campaña de Sanders, dijo en una entrevista para The Guardian: "Rechazo este tipo de feminismo. No voto sólo por mi género, estoy votando también por otros temas".

Eso sí, en la contienda frente a Trump, Hillary sí se lleva el voto femenino. No es sorprendente después de escuchar los comentarios discriminatorios de Trump contra las mujeres.

Publicidad