null: nullpx

El contradictorio juego de los colores en la ropa de Hillary Clinton y Donald Trump

Lejos de lo previsto, Donald Trump no solo no apareció en la emblemática corbata roja, sino que optó por una azul. Hillary Clinton, también dejó atrás sus trajes azul demócrata y apostó por el rojo. Qué hay detrás de este ajedrez de colores.
27 Sep 2016 – 10:46 PM EDT

Como si se hubieran puesto de acuerdo, -si los asesores de imagen hubieran tenido una previa conversación-, Hillary Clinton y Donald Trump aparecieron en su primer debate como candidatos a la presidencia de los Estados Unidos en trajes que usaban el color opuesto a su partido.

Mientras que Hillary Clinton, la candidata demócrata, apareció en un esperado traje de sacón de bolsillos y pantalón bien cortado de un solo tono, en rojo encendido, el candidato republicano apostó justo por llevar un traje con una brillante corbata azul y una pequeña banderita de Estados Unidos en su solapa izquierda (una que hizo que muchos seguidores resintieran que no estuviera en el saco de la candidata).

¿Una manera de hacer un guiño a los estados azules y rojos que ambos quieren conquistar? Quizás. Hace solo unos días Hillary Clinton desplegaba una fuerte campaña publicitaria en el estado tradicionalmente rojo de Arizona mientras que Donald Trump coqueteaba con Maine y New York buscando ambos cambiar el mapa electoral.

Así, muchos vaticinios que se hicieron de las apariencia de los candidatos resultaron fallidos. A pesar del supuesto, casi obvio, de que “Donald Trump aparecería con su tradicional corbata roja”, el candidato republicano se separó de su fiel compañera y cedió ante una corbata más parca en azul.

Tanto en el mundo de los negocios como de la política, la camisa blanca y la corbata roja se han convertido en la quitaesencia del éxito, por eso no dejó de sorprender que el "señor de las corbatas" eligiera el azul que se confundía con el fondo del set de grabación.


Hillary Clinton, por su parte, se distanció del blanco con el que se legitimó ante los electores de su partido en las Convenciones Demócrata y dejó que sus trajes en intenso azul demócrata, esos con los que inauguró su cuenta de Instagram, se mantuvieran en clóset. Apostó por un rojo que la hacía resaltar más sobre el fondo azul del plató en el que se realizó el debate.

En las redes se hablaba de cómo el "traje rojo de Hillary Clinton" se había convertido en la "poderosa corbata" .


No solo el cambio de los colores, que a la final apelaban a los colores patriotas, de lo candidatos se robaron el protagonismo de estilo de la noche.

El encuentro entre Melania Trump y Bill Clinton dejó en evidencia, incluso antes de que empezara el debate, lo singular de la contienda. Lejos de otra mujer con la que ponerse de acuerdo para no repetirse en el encuentro, Melania llevó un elegante traje negro que era imposible que compitiera con el tradicional y algo pasado de moda vestido de saco y pantalón de Bill Clinton. Ese momento extraño fue inmortalizado en redes sociales.

Lea también:

Publicidad