Trending

Creía que iba a la boda de un amigo y al llegar descubre que era su propio casamiento

El novio de esta mujer decidió tener un gesto romántico con su pareja y, con la complicidad de familiares y amigos, planeó la boda en secreto y la llevó al altar por sorpresa.

Mercedes se enamoró de Gustavo cuando tenía 7 años. Él tenía 9, y ese día, le dijo a su madre que aquella jovencita sería la mujer de su vida. Crecieron en un barrio de Buenos Aires, y en la adolescencia, comenzaron a salir. Hoy, llevan treinta años juntos, tienen tres hijos, y Mercedes acaba de vivir la experiencia de asistir a su propia boda, una sorpresa preparada por Gustavo.

"La idea se me ocurrió hace unos cinco años", cuenta Gustavo Ortiz, que trabaja como fotógrafo, a Univision Noticias. Tras mucho tiempo buscando una iglesia donde pudieran oficiar la boda, por fin dio con una en Buenos Aires, donde viven.

En agosto comenzó a prepararlo todo en secreto. Envió las invitaciones, y pidió la ayuda de sus amigos para repartirse las tareas: "vimos quiénes me iban a ayudar, quiénes se iban a encargar del velo, de maquillarla, peinarla, el ramo de flores, el tema del vestido con las amigas", cuenta.

Hasta que llegó el 26 de noviembre, el día de la boda. "En teoría íbamos al casamiento de un amigo que tenemos en común, fuimos juntos a la iglesia en el auto con un matrimonio amigo, y ellos iban hablando por Whatsapp con los otros amigos que estaban en la puerta de la iglesia esperando a que llegáramos nosotros"

"Nos bajamos del auto, yo me adelanté y entré a la iglesia. Luego ella c uando llegó a la puerta se puso a hablar con los amigos que estaban allí como si nada, 'hola qué tal', etc", cuenta sobre los momentos previos. Después de un rato, los amigos comenzaron a llevarla hacia dentro, pero como la entrada principal estaba cerrada, ella sugirió ir por la del costado. Y además, porque la puerta grande sería por donde llegara la novia.

Pero en ese momento, la puerta de la iglesia se abrió, y una de las amigas le dijo: "el casamiento es tuyo".

Mercedes enmudeció. Con las manos en el rostro de la emoción, y casi en las lágrimas, la novia inesperada fue recibida por su padre, sus amigos y familiares, y mientras avanzaba hacia el altar, le fueron colocando el velo y dándole el ramo de flores.

"Yo la esperaba en el altar, y desde ahí no podía ver ni escuchar nada", recuerda Gustavo. "Mi mujer es de emocionarse y gritar de alegría. Pero como yo no escuché nada, cuando llegó al altar le pregunté: '¿sabías esto?', y ella me dijo que no, que había sido una sorpresa. Luego cuando vi el video, ya vi que sí estaba emocionada".

Esta celebración se trató de su casamiento por la iglesia, después de haberlo hecho por lo civil en el año 2003. Unos años después, Gustavo comenzó a buscar iglesias donde pudieran oficiar el matrimonio religioso, pero al tener ya hijos y no estar todos bautizados, muchos párrocos se negaron. Por suerte, encontró un Padre un poco más moderno, y le dijo: "Sí, yo te caso", en la iglesia Sagrado Corazón de Barracas.

El éxito viral del video les ha pillado totalmente por sorpresa. Grabó el momento y lo subió a YouTube para que sus amigos que no llegaron a asistir a la boda pudieran presenciar el momento. Unos y otros empezaron a compartirlo, y en cinco días ha acumulado más de 100,000 visualizaciones. Ha hecho entrevistas con la televisión, y la noticia está apareciendo en numerosos medios. "Estoy sumamente agradecido a todos".

Vea también: pasteles de boda de ensueño


RELACIONADOS:BodasArgentina