Así fue cómo JetBlue le dijo a una bailarina que sus shorts eran indecentes para abordar el avión

Maggie McMuffin sugirió ponerse el suéter en la cintura o una de las cobijas del avión, pero ambos intentos fueron rechazados. La aerolínea la obligó a cambiarse para no perder el vuelo.
1 Jun 2016 – 3:54 PM EDT

“Vergonzoso”, así describe Maggie McMuffin el momento que vivió en su vuelo de regreso a casa. Tras una serie de presentaciones, la bailarina se encontraba lista para tomar su conexión a Seattle cuando uno de los miembros de la tripulación se acercó para pedirle que se cambiara de ropa pues esta no era apropiada para volar.

Con sólo dos alternativas: cambiarse o tomar otro avión, Maggie sugirió ponerse el suéter en la cintura o una de las cobijas que la aerolínea ofrece, pero ambos intentos fueron rechazados. “Lo que estabas usando era inapropiado y el personal platicó y fue el piloto quien decidió que deberías ponerte algo menos revelador o no podía permitirte el abordaje” le dijo otro empleado en la salida y fue entonces que la joven optó por comprar unos pantalones de pijama de $22 dólares en el aeropuerto.

“En verdad, además de mis manos y mi rostro, tenía no más de 5 pulgadas de piel expuestaTodo estaba cubierto, no estaba rompiendo ninguna regla” añadió Maggie.


Las reacciones ante el desagradable suceso, no se hicieron esperar. Hashtags como #BootySolidarity #BootyshortSupport, #BootyliciousFlight y #CrewYouJetBlue ya rondan en Facebook y Twitter demandando “justicia” para quien fuera humillada con una connotación ofensiva y sexista a su profesión.

Por su parte, la aerolínea lanzó un comunicado a Entrepreneur sustentando sus acciones. “El equipo discutió el atuendo de la clienta y determinó que los pantaloncillos de burlesque podrían ofender a otras familias en el vuelo” declaró el director de comunicaciones corporativas de JetBlue, Doug McGraw. “Mientras que no se le negó el abordaje a la clienta, los miembros de la tripulación le sugirieron educadamente que se cambiara. El cliente aceptó y continuó en el vuelo sin ninguna interrupción” añadió.

Con sucesos como este, el interrogante sobre qué es adecuado y qué no que las mujeres usen públicamente parece volverse cada vez más preocupante. ¿Por qué tanto escrutinio sobre las formas como van vestidas las mujeres? ¿cuáles son los verdaderos límites de los decente? ¿Por qué un mundo que exalta la desnudez está tan preocupado por tapar a la mujeres en la calle, por cubrir sus pierna so sus brazos? ¿cuáles son los códigos de lo correcto en el vestuario masculino?

Hace unas semanas, la conductora Liberté Chan de KTLA fue objeto de un incidente similar al de Maggie, cuando gracias a demandas de los televidentes, tuvo que cubrirse con un suéter mientras estaba al aire.


“Beyoncé no hubiera tenido este problema. Si vuelas en JetBlue, te reto a que uses unos booty shorts” demandó Kelly Blackwell, una chica indignada a través de Twitter. La protesta ha sido masiva, no vaya y sea que la próxima vez que intentes viajar a casa la azafata te diga que no le agradan tus jeans rotos.

Lea también:


Publicidad