null: nullpx
Thanksgiving

¿Puede el resultado electoral arruinar la temporada de fiestas para las familias?

El Día de Acción de Gracias se celebra el 24 de noviembre este año y para muchas personas la idea de reunirse con miembros de su familia que votaron al partido contrario no es para nada buena. El experto en motivación Chris Lee nos revela qué hacer para que el resultado electoral no arruine las fiestas en familia.
10 Nov 2016 – 2:05 PM EST

El resultado de las elecciones electorales no solo ha demostrado que Estados Unidos está muy dividido en cuanto a lo que quiere como Nación, sino que también ha creado una tensión entre familias y amigos que ya venía formándose durante la campaña.

Comentarios en las redes sociales como ‘Ayudenme, mis padres votan por Trump’, o ‘A todos mis familiares que votaron por Trump no los quiero ver más’, son parte de las reacciones al inesperado resultado electoral. Hay historias en muchos medios de familias divididas y enojadas por cómo terminaron las elecciones.


La cantante Katy Perry, seguidora de Hillary Clinton, cuenta que sus padres votaron por Trump

Inclusive muchos de estas personas están pensando en la posibilidad de no ver a sus familias durante la temporada de fiestas, que comienza oficialmente en un poco más de dos semanas, con la celebración del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving), una de las fechas más importantes para las familias americanas.

El Día de Acción de Gracias se celebra el 24 de noviembre este año y para muchas personas la idea de reunirse con miembros de su familia que votaron al partido contrario no es para nada buena, de hecho han manifestado su interés de evitar el encuentro a toda cosa.


¿Pero vale la pena el distanciamiento familiar?

El experto en motivación Chris Lee conoce mucho acerca de estas situaciones y tiene un consejo básico para hacerle frente: aceptar y dialogar.

“Hay gente que literalmente se ha dejado de hablar. Esto pasa entre padres e hijos, esposo y esposa, pero yo aconsejo a esas personas que, en primer lugar, abran el diálogo”, dice el experto durante una charla con Papás y Mamás.


“El problema es que si dejamos de hablar nos encerramos en nuestras creencias, tenemos que practicar la filosofía de la ponernos de acuerdo en no estar de acuerdo. Esto significa que aunque tú y yo tengamos puntos de vistas contrarios, aun nos podamos querer o respetar", explica el reconocido experto y autor.


Lee recomienda “declarar una tregua y paz por el bien de la familia, ser proactivo y hablar con la familia en persona, no a través de las redes sociales”. En ese sentido, Lee insiste en que hay que verse con la persona que está enojada o con esa persona con la que tenemos opiniones diferentes y hablar las cosas antes de las celebraciones.

“Lo que nos divide es que siempre queremos tener la razón”, recuerda el autor del libro Transforma Tu Vida: 10 Principios De Abundancia Y Prosperidad y agrega “hay que ser proactivo, versus víctima, no ponerse en la cabeza de que es mejor así y dejar que familia se separe, sino demostrarle al otro que te interesa seguir en sus vidas y también dar un buen ejemplo a los niños”.

Chris Lee lleva más de 25 años transformando las vidas de miles de personas y familias en todo el mundo mediante sus talleres, coaching y participación en los medios de comunicación.

“No querer cambiar a nadie es muy importante y en casos como éste, en el que las familias están muy divididas por una opinión, hay que buscar la forma de abrir canales de comunicación y fomentar lo que nos une y no lo que nos separa”, advierte Lee.

La pelea en la mesa

Chris Lee también aconsejó a las familias divididas por el resultado electoral hacer una tregua y que acuerden no hablar de política durante la reunión del Día de Acción de Gracias, pero reconoce que a veces las cosas no salen como se planean y que siempre hay alguien que tenie problemas en contener su enojo y rompe las reglas acordadas.

En ese caso, el experto aconseja recordarle a la persona que esa conversación no tiene lugar en ese espacio y si no cambia de actitud invitarlo a salir de ese lugar. "Si no se calma o cambia de actitud, lo mejor es pedirle que se vaya y proteger el espacio de los demás invitados", aconseja Lee.

El experto insiste que la familia debería ser capaz de poner de lado sus diferencias y priorizar la unidad familiar a la hora de sentarse a la mesa de Thanksgiving, sin que ello signifique que haya que cambiar de opinión o que el otro tenga que hacerlo.


Más contenido de tu interés