null: nullpx
Optimizado

El día en que encontré a mi alma gemela y la dejé ir

Publicado 15 Ago 2017 – 03:00 PM EDT | Actualizado 23 Mar 2018 – 01:03 PM EDT
Reacciona
Comparte

Desde que somos niños escuchamos que todos tenemos un alma gemela. Básicamente, nos dicen que a lo largo de la vida, más temprano que tarde, vamos a encontrar una persona que se ajustará a la perfección con nosotros. Muchos la llaman media naranja, otra mitad, persona indicada, llama gemela, etc.

Ese individuo suele estar cerca de nosotros y lo conocemos azarosamente. La conexión que se genera es como ver un cauce de agua fluir naturalmente, es algo así como la perfección, es todo lo que está bien en el mundo resumido en dos personas.

Debo confesar que no creí en las almas gemelas por mucho tiempo, la idea de una persona «indicada» en mi vida me parecía fantasiosa y bastante irreal, pero el destino me demostró lo contrario.

El día que te conocí

Un día, del que no recuerdo la fecha, apareciste en mi vida. Fue tan imperfecto, tan absurdo, tan sinsentido que no imaginé lo que podías causar en mí. Nuestra primera conversación fue increíble, tu alma y la mía ya se conocían, nuestras charlas fluían desligadas del espacio y del tiempo. Curiosamente, lo que se generaba entre nosotros era, simplemente, mágico.

Tenías todo aquello que, a simple vista, la sociedad podía catalogar como «imperfecto», pero para mí era «perfecto», todo lo que había esperado de una persona alguna vez. El pasar de los días solo reafirmó lo que desde un primer momento sentí y, desde ese entonces, no podía separarme de ti. Ambos nos rendimos ante un amor idílico y apasionado, éramos puro corazón.

Por primera vez todas aquellas «enseñanzas» del alma gemela tenían sentido para mí. Claro, no era esa extraña perfección de la que hablan muchos, ni cabía en la descripción de «príncipe azul» con el que alguna vez mis amigas y yo soñamos. Pero estabas hecho a mi justa medida, imperfecto pero exacto.

Lo que nadie dice

Cuando me enseñaron la teoría de las almas gemelas omitieron algunos detalles. Casualmente, esa información faltante fue la que necesité cuando se trató de nuestra relación. Olvidaron decirme que el amor no siempre gana y que, a veces, las almas gemelas no son correspondidas por tiempo, por espacio y por conveniencia.

El amor entre almas gemelas es intenso, único, pero no todos se quedan con él cuando lo encuentran y eso fue lo que pasó entre nosotros…

Lo que pocos saben

Lo que teníamos era increíble, puro y apasionado. De hecho, creí que la vida me había estado preparando para este momento y me sentí feliz por haberlo alcanzado. Éramos todo lo que alguna vez soñamos, pero también éramos un amor imposible. Sé que cuando hay amor los imposibles no existen, pero créeme cuando te digo que fuimos y seremos algo muy difícil de alcanzar.

El flechazo fue instantáneo, pero la vida de ambos estaba armada cuando nos cruzamos y, por eso,  elegimos dejarnos ir.

Con dolor en el pecho nos soltamos, nos liberamos sabiendo que en otra vida nos corresponderemos y seremos todo aquello con lo que en esta vida solamente pudimos soñar. Nos volveremos a encontrar, lo sé…

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:OptimizadoparejaViX