Moda

El vestido rojo con el que "todo hombre te perdonará" y la polémica sexista detrás

La marca 'Réalisation Par' ha causado revuelo en redes gracias a la descripción de un traje que le confiere el poder a la mujeres de domar el juicio de los hombres y salir bien libradas en cualquier situación.
9 Jun 2016 – 12:30 PM EDT

“En caso de duda, viste de rojo” declaró el diseñador Bill Blass y “si quieres que te perdonen, visteThe Diane” nos sugiere Réalisation Par, la firma de dos australianas acusada de sexualizar a la mujer para vender un vestido.

Con vibras que nos recuerdan a algo que seguramente estaría en el armario de Lolita Haze –personaje creado por Vladimir Navokob en 1955– el mini vestido rojo con olanes, escote pronunciado y lunares –favorito de celebridades como Bella Hadid– está en el ojo del huracán gracias a las palabras de sus creadores.


Disponible por $195 dólares y sugerido para tallas XS (¿es en serio?) “The Diane” promete contentar a tu novio y a tu papá. Así es, como si fuera una oda para celebrar los “daddy issues” que podrías tener, el sitio lo describe como “una licencia” para salir bien librada de cualquier situación e incluso lo declara una rotunda solución.


El primer principio del que parte la marca es el siguiente : “Los hombres adoran los vestidos de verano”, aunque inmediatamente reconoce que eso no es tan importante una vez que “las mujeres vestimos para nosotras mismas”.

Sin embargo, la promoción del vestido parte de la idea de que hay momentos en los que las mujeres necesitamos una “ayudita” para salir bien libradas de ciertas situaciones. Quizá no hiciste lo que te pidieron, olvidaste sacar la basura o le hiciste un rayón al carro de tu padre. Sea el que sea el aprieto en el que te has metido, la marca posiciona el vestido "The Diane" como una absoluta solución.


La periodista Kat George, en su ensayo para Oxygen.com, aseguró: “La descripción sexista de este vestido nos recuerda por qué seguimos peleando por la igualdad La ‘historia’ que acompaña el vestido reduce a quien lo viste a la suma de su aspecto; sus valores inherentes se basan en qué tan bien luce en el vestido. No en su inteligencia, su sentido del humor o su responsabilidad de asumir las consecuencias de sus errores, más bien en la efectividad de su pestañeo, de sus muslos asomándose de una mini falda y de su escote revelándose en un profundo cuello en v”, reprobó Kat.

Aunque muchas amantes de los vestidos y de la moda pueden reconocer sin miedo los poderes que confiere un vestido, no deja de sorprender que esos poderes sigan siendo reducidos a los efectos que pueden crear en el género opuesto.

Lea también


Más contenido de tu interés