null: nullpx
complicaciones en el embarazo

Las formas en las que el estrés puede afectar al bebé durante el embarazo

Publicado 17 Jul 2017 – 01:30 PM EDT | Actualizado 23 Mar 2018 – 12:12 PM EDT
Reacciona
Comparte

Es indiscutible que el embarazo es una de las etapas más especiales y emocionantes de la vida de una mujer. Pero así como tiene momentos de felicidad pura, en esos nueve meses ocurren inevitablemente situaciones de estrés y de tensión.

Todas las futuras madres, sienten una gran responsabilidad por el hecho de que otra vida humana dependa de ellas y eso puede provocar mucho estrés sin que ni siquiera lo noten. Si bien es normal que una madre se sienta estresada por momentos, es muy importante tener en cuenta cómo esto puede afectar al bebé.

Los episodios de estrés de forma esporádica no provocan ningún daño en el bebé, pero cuando el estado de estrés es persistente sí puede tener consecuencias dañinas.

Estos son los aspectos en que la salud del bebé puede verse perjudicada:

Bajo peso

El estrés no solo provoca la pérdida de peso en algunos casos, sino que también puede impedir que la madre alcance el peso necesario del embarazo para que el bebé pueda formarse adecuadamente.

Trastorno del sueño

El estrés crónico puede impactar negativamente en los ciclos del sueño. Algunos estudios han demostrado que aquellas mujeres que sufren de trastornos crónicos de sueño tienen una mayor chance de que sus bebés sufran de estos problemas.

Problemas de comportamiento

Las mujeres que sufren de un excesivo estrés crónico también corren el riesgo de que sus bebés sufran de problemas de comportamiento.

Desarrollo cerebral

El estrés durante el embarazo puede poner en riesgo el desarrollo del cerebro del bebé, ya que altera sus funciones químicas y puede provocar complicaciones más adelante.

Es comprensible que cualquier mujer sufra de  estrés durante el embarazo, principalmente si su vida antes de estar embarazada ya era estresante. Pero es esencial tener en cuenta que si el nivel de estrés es muy alto y no se hace lo posible por evitarlo, podría terminar dañando la salud del bebé.

Por eso, es recomendable que durante los nueve meses de embarazo las futuras madres se cuiden y prioricen su propio bienestar y el de su hijo. Mantener una actitud calma y libre de estrés favorecerá mucho al bebé y a que este tenga un proceso de formación adecuado.

Reacciona
Comparte