null: nullpx
complicaciones en el embarazo

La realidad de la depresión posparto: así es como se siente

Publicado 12 Jul 2017 – 01:30 PM EDT | Actualizado 21 Mar 2018 – 01:32 PM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando una mujer da a luz ocurren muchos cambios dentro de su organismo, tanto físicos como psicológicos. Y así como se puede tener complicaciones fisiológicas en el momento del parto, luego de este también pueden ocurrir problemas dentro de la mente de la nueva mamá. Es así como se dan las conocidas depresión posparto, ansiedad posparto o cualquier otra anomalía emocional que sufre la mamá luego de la llegada del bebé.

Muchos piensan que la depresión posparto es igual o parecida a la forma «normal» de esta enfermedad. Sin embargo, este tipo de depresión puede ir más allá de los síntomas comunes e incluir fuertes episodios de rabia exagerada y ansiedad obsesiva.

Cuando las cosas no están bien

Traer un bebé al mundo debería significar una alegría muy grande para sus padres, pero es también una gran responsabilidad que puede agobiarlos hasta el cansancio, especialmente a mamá. Algunas mujeres sienten que algo «no está bien» cuando tienen a sus bebés: se sienten desconectadas de sus bebés e incapaces de cuidarlos o cargar con esa gran responsabilidad.

Algunas pueden experimentar que cae todo el peso del mundo sobre sus espaldas y que necesitan el apoyo de alguien más, no solo con el bebé, sino también para recordarles la realidad en la que viven y que son capaces de lidiar con ello.

«Este bebé no es mío»

El cansancio extremo, la falta de aire, el nerviosismo, las náuseas y aquella sensación de sentir que nuestros pensamientos están nublados son parte de la depresión posparto. En este proceso estas mujeres dejan de comer y se descuidan mucho a sí mismas, causando problemas en su organismo y también para el bebé, por cuestiones de cuidado y lactancia.

Por su parte, hay mamás que aunque estuvieron muy entusiasmadas en la búsqueda y la espera del bebé, incluso con problemas para concebir, una vez que lo tienen en sus brazos se sienten lejanas y desconectadas con su hijo, como si fuera el niño de alguien más. De hecho, esperan (hipotéticamente) que alguien más vaya a buscarlo.

La rabia irracional y el cambio de vida también son síntomas: arrebatos con cualquiera que se entrometa, incluso causados por cualquier detalle mínimo. La sensación de querer salir corriendo y abandonar todo también está presente en este tipo de depresión.

La depresión posparto es real y complicada, además de ser muy diferente a la depresión normal. Si tienes síntomas como los que describimos, ¡busca ayuda urgente! No estás sola.

Reacciona
Comparte