null: nullpx
Hands on

Limpieza de primavera: 5 cosas que ya no quieres en tu cocina

Dile adiós al quinto par de palillos chinos, a las bolsas de té viejas y otros elementos que sólo te quitan espacio. Es primavera, toca limpieza.
28 Mar 2016 – 6:14 PM EDT

Si no los usas, tíralos. Esa es la regla de oro y aplica para todo aquello que lleve 'estacionado' en los gabinetes de tu cocina más tiempo del debido. Un año ya es muchísimo. Si nos ponemos estrictos —y sensatos— la regla debería aplicarse a partir de tres meses de desuso (pero aquí nadie es Martha Stewart para juzgarte).

  • Los remanentes de las entregas a domicilio: el quinto par de palitos para comida china o japonesa, los mini paquetes de ketchup, mostaza y mayonesa, y los menús de entrega a domicilio repetidos. Para reemplazarlos: compra unos palillos que puedas lavar y reutilizar, consulta el menú en línea de tu lugar de confianza y dona a la cafetería de tu oficina los paquetitos de múltiples aderezos.
  • Bolsas de té y especias viejas: aunque no tengan fecha de caducidad, lo cierto es que utilizar bolsas de té y especias que han estado guardadas mucho tiempo no es lo ideal. Para evitar tropezar con la misma piedra: compra a granel. Así es más fácil calcular lo que realmente vas a consumir que tener toda una colección en espera de tu próxima gran “fiesta de té”.
  • Botellas vacías: de vino, de agua, de espirituosos. Si no tienes un proyecto concreto para darles uso (como convertir alguna en un bonito florero o en un contenedor de agua para tu buró, por ejemplo) deja de una vez de guardarlas y mejor destínalas a un centro de reciclaje.


  • Instrumentos duplicados: el tercer sacacorchos, una palita más de madera o un noveno mandil no hacen a nadie mejor en la cocina (ni mejor anfitrión, si acaso —eso sí— uno más presumido). Dona, regala o tira eso que ocupa espacio y que rara vez utilizas.
  • Comida caduca: por redundante que te suene, casi nadie escapa a la vergüenza (interna, al menos) de espulgar en la alacena y encontrar latas que caducaron el año pasado. Revisar las fechas de caducidad de los productos que guardamos en la despensa debería ser una práctica mensual.

Lea también:


Más contenido de tu interés