null: nullpx
Comida Americana

Así se convirtió el hot dog en el plato bandera del béisbol

El hot dog llegó a los estadios de béisbol en la década de los ochenta y, desde entonces, ha sido parte de la historia de este deporte. Las anécdotas sobre este plato van de una comilona de Babe Ruth a un homenaje de Stephen Colbert a un vendedor de salchichas en el estadio de los Chicago Cubs.
26 Oct 2016 – 02:42 PM EDT
Reacciona
Comparte
Vendedor de salchicha en el estadio Wrigley Field en Chicago Crédito: Getty Images

La comida es parte de la experiencia de la afición a los deportes, el béisbol no es la excepción. Hoy, en los estadios de las Grandes Ligas, platos como los tacos y el sushi acompañan a grandes clásicos como las bolsas de maní y la cerveza en la lista de opciones para comer antes o durante un juego.

De este enriquecido universo de posibilidades, el hot dog es el pionero.

Un plato, de orígenes alemanes que hechó raíces en Estados Unidos y que en 1983 se convirtió en el snack oficial de este deporte porque "era fácil de comer, conveniente y poco costosa".

A esta practicidad ayudó que leyendas del deporte como Babe Ruth, establecieran un récord —comer una docena de hot dogs y ocho sodas después de un juego— y aprecio por este plato.

Actualmente, los fans que acuden a los partidos consumen en promedio 21.4 millones de hot dogs en una temporada regular y 69% los prefieren en compañarición a platos como la pizza.

Desde su llegada a los carritos en el exterior a su incorporación a los servicios de un estadio, las salchichas han acompañado las victorias y las rivalidades de los equipos y se han convertido en parte de su anecdotario.

La mayoría de las historias involucran a los vendedores, una suerte de héroes cotidianos que, de acuerdo a un artículo del Boston Globe, pueden correr 5 millas, cargando un contenedor de 40 libras con agua hirviendo, para vender 320 hot dogs en una noche de juego.

Además hay disputas famosas, como el título por el mejor hot dog de estadio, un enfretamiento que se ha vuelto clásico entre los vendedores del 'Wrigley Field' en Chicago y el 'Yankee Stadium' en Nueva York.

Como aderezo reciente a la historia, en septiembre de este año, el anfitrión del 'Late Show', Stephen Colbert, se disfrazó de vendedor de hot dogs en el estadio de los Cubs de Chicago para grabar un segmento de su programa y mostrar apoyo a este equipo, ausente de la Serie Mundial durante 71 años.

De acuerdo a Colbert, el éxito de un equipo no solo se debe a los jugadores sino “a los taquilleros, a los acomodadores y a los vendedores de comida”. Como un pequeño homenaje a estos personajes, reemplazó por un día —o un par de horas— a Rocco Caputo, un vendedor que ha trabajado en el estadio desde los 16 años.


Ve también:

Reacciona
Comparte