null: nullpx
mal de parkinson

Un simple dolor de estómago podría indicar una enfermedad neurodegenerativa

Publicado 31 Ago 2017 – 12:57 PM EDT | Actualizado 23 Mar 2018 – 12:09 PM EDT
Reacciona
Comparte

Científicos mexicanos están preocupados por el aumento en los casos de Parkinson en el país. Se estima que cada año, por cada 100 mil habitantes se diagnostican 50 personas con esta enfermedad. Además, se espera que esta cifra se duplique e incluso se triplique en las próximas décadas.

El aumento de personas que sufren este trastorno es a nivel mundial. De acuerdo con el estudio Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Parkinson inicial y avanzada en el tercer nivel de atención, realizado por la Secretaría de Salud mexicana en el 2010, en el mundo más de 4.6 millones de personas mayores de 50 años con esta enfermedad y se espera que para 2030 la cifra se duplique.

Este incremento en el número de pacientes podría representar una crisis para el sistema de salud nacional, sobre todo por los elevados costos de los tratamientos, a que se considera altamente discapacitante y a que es difícil detectar la enfermedad en sus primeras etapas. Por si fuera poco, cada vez se registran más casos de personas que desarrollan la enfermedad en edades más tempranas, es decir, dentro del rango de edad económicamente activa.

¿Qué es el Parkinson?

Se trata de una enfermedad crónica y degenerativa, es decir que hasta el momento no existe cura y el deterioro que provoca es progresivo. Afecta a la zona del cerebro denominada “sustancia negra”, que es en donde se ubican las células que producen la dopamina.

Este neurotransmisor (la dopamina), está presente en diversas funciones del sistema nerviosos central, por ejemplo: la actividad locomotora -movimientos del cuerpo-, regulación hormonal, afectividad y el consumo de agua y alimentos. También forma parte de algunos procesos del sistema nervioso periférico, como modular la función cardiaca, la función renal, el tono vascular y la capacidad de respuesta del aparato digestivo ante determinados estímulos.

Al disminuir los niveles de dopamina en el organismo, es cuando aparece el Parkinson. Hasta ahora no se sabe qué causa esa reducción en la cantidad del también llamado mensajero químico. Lo que sí se sabe es que la falta de esta sustancia provoca los temblores en las extremidades y la dificultad de movimiento.

Aún cuando han pasado más de dos siglos desde que se describió por primera vez este padecimiento, hasta el momento se desconocen las causas y tampoco existe una cura. Ante este panorama, los especialistas recomiendan poner especial atención a las señales de alarma, sobre todo aquellas que aparentemente no tienen conexión con el Parkinson.

Primeros síntomas

En entrevista para Conacyt María Ruíz, de 52 años, relató cómo se percató de que tenía este padecimiento. “Todo empezó con problemas para dormir, a veces insomnio, a veces exceso de sueño y fatiga constante”. Después de un año, tiempo en que continuó con los problemas de sueño, comenzó a sentir un ligero cosquilleo en  la pierna derecha, pero no le dio importancia.

Posteriormente se percató de que continuamente presentaba molestias estomacales; sin embargo, la mujer lo atribuía a que tal vez la comida le caía pesada. “Jamás me imaginé que un dolor de estómago fuera una señal de una enfermedad neurodegenerativa”.

Con el aumento de los síntomas, la señora María acudió al médico general, quien le recetó medicamentos para las molestias y le comentó que probablemente sus dolencias se debía al estrés y debía procurar relajarse. Sin embargo, el tratamiento no logró que los síntomas desaparecieran y tiempo después María notó un ligero temblor en su mano derecha. “Era muy raro, no estaba haciendo ningún esfuerzo”.

La importancia de un diagnóstico oportuno

De acuerdo con el artículo 'Diagnóstico premotor de la enfermedad de Parkinson', publicado en la Gaceta Médica de México, los síntomas no motores -como los que tuvo la señora María- pueden presentarse hasta 10 años antes de que la persona note el temblor en su cuerpo.

El panorama empeora si tomamos en cuenta que en nuestro país muchas veces los pacientes tardan más de 2 años en recibir el diagnóstico de Parkinson, según información del texto 'Caracterización de la enfermedad de Parkinson en México: estudio ReMePARK', también publicado en la Gaceta Médica.

Los investigadores recomiendan que ante cualquier síntoma como problemas de sueño, molestias gastrointestinales, hormigueo en las extremidades, rigidez en brazos y/o piernas o lentitud en el movimiento del cuerpo, las personas acudan con un especialista, en este caso un neurólogo.

Un diagnóstico oportuno y un tratamiento integral mejoran considerablemente el día a día de quienes padecen Parkinson. “Esto hace la diferencia entre qué tanto se controla el padecimiento y se mantiene la calidad de vida del paciente, explicó para Conacyt la doctora Mayela Rodríguez Violante, titular de la Clínica de Enfermedad de Parkinson y Trastornos del Movimiento, del Instituto Nacional de Neurología y Neurociencia (INNN) “Manuel Velasco Suárez”.

Reacciona
Comparte