null: nullpx
cuidado de tatuajes

10 errores que estás cometiendo con el cuidado de tus tatuajes

Publicado 19 Ago 2017 – 12:30 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Ya pasaste lo peor y no dolió tanto como creías. Ahora tienes el hermoso tatuaje que habías soñado pero, aunque no lo creas, el camino acaba de comenzar.

A lo mejor creías que ibas a salir del estudio y lucir tu hermoso tatuaje a todo el mundo, pero en realidad sales con un hermoso pedazo de filme plástico en el cuerpo y un montón de recomendaciones de tu tatuador sobre cómo cuidarte para que, cuando finalmente puedas destaparlo, tu tatuaje luzca perfecto.

Te dice que te pongas cremas y que mantengas limpia la zona del tatuaje, pero las cosas que debes evitar son tan importantes como las que sí debes hacer y muchas veces no se mencionan. Por eso aquí te decimos los diez errores más comunes del cuidado de los tatuajes para que sepas lo que debes evitar.

1. No te aguantas la comezón

Los tatuajes nuevos pican como el demonio. La comezón molesta tanto que te encantaría tomar un rastrillo de metal y pasártelo por la zona del tatuaje, pero, por favor, evita hacerlo a cualquier costo.

Rascar un tatuaje nuevo puede causarle un daño permanente. Eso se debe a que, según Tatring, la tinta de un tatuaje nuevo puede quedarse atrapada en la epidermis (la capa superior de la piel) y si te rascas puedes arrancarla, lo que terminaría dejando parches sin tinta en tu tatuaje.

Lo que deberías hacer, en cambio, es aguantarte y esperar a que la tinta se asiente en tu piel.

2. Usas crema aromatizada

Tu crema hidratante huele a rosas y te encanta, pero no es la apropiada para cuidar un tatuaje. Eso se debe a que la mayoría de las cremas aromatizadas tienen químicos o alcohol, que puede irritar tu piel. No olvides que un tatuaje recién hecho es como un como un raspón, pero más lindo, y sabes exactamente lo que arde poner alcohol en un raspón ¿no?

También debes evitar las cremas antisépticas como la plaga. Puedes pensar que es lo mejor para evitar infecciones en la zona, pero ese tipo de crema va a quitarle el color a tu tatuaje, además, con el estricto régimen de limpieza que deberás tener no hace falta que uses una antiséptica. Cuando vayas a hacerte tu tatuaje no olvides preguntar a tu artista qué crema te puede recomendar. Seguramente te diga las mejores opciones.

3. Lo secas con toalla

Piensa en tu tatuaje como un bebé, si lo vas a bañar ¿usarías una esponja exfoliante en él? Seguro que no. Debes tener una rutina de higiene bastante estricta, pero delicada.

Te bañas siempre con un jabón cualquiera y te secas con una toalla, pero en realidad esos son los peores enemigos de un tatuaje nuevo. Un jabón aromatizado te puede irritar la piel y secarlo con la toalla puede introducir gérmenes en la zona. 

Lo que tienes que hacer, en cambio, es limpiarte suavemente con un jabón antibacterial y dejar que tu tatuaje se seque solo. 

4. Dejas que los demás lo toquen

Sabemos que estás muy orgulloso de tu nueva obra de arte y quieres mostrársela a todo el mundo, pero no te olvides que un tatuaje nuevo es una herida abierta y se puede infectar.

Espera hasta que tu tatuaje esté completamente curado hasta que alguien pueda ponerle una mano encima sin riesgo. Es más, a ti también te puede tentar la idea de tocarlo y si lo vas a hacer no hay nadie que te detenga, eres el dueño de tu cuerpo, pero asegúrate de tener las manos limpias y no tocarlo por mucho tiempo.

5. Te arrancas las cascarillas

No te culpamos, de verdad que son un asco. Llega un momento en que no parece un tatuaje, parece como si tuvieras la  Psoriagrís de  Game of thrones, pero las cascarillas son parte normal del proceso. 

Ya sabemos que no te gustan, pero la cáscara es solo la piel muerta que se está cayendo para hacer lugar a tu nueva y colorida epidermis. Así que no te preocupes y disfrútalo, eres como una serpiente que cambia de piel.

6. Vas a la playa

Si te hiciste el tatuaje en verano seguro que lo primero que quieres hacer es ir a la playa a tomar sol y lucir tu nuevo tatuaje, o salir a caminar con un vestido que lo muestre con todos sus detalles, pero te estarías haciendo mucho daño.

Sabes que te lo tienes que cuidar y por eso te pones protector solar, pero igual estás equivocado. Un tatuaje nuevo es una herida abierta y no todas las pantallas solares están diseñadas para cuidarlas, incluso te pueden terminar irritando la piel. Lamentamos decirte, pero lo mejor para ti y tu tatuaje es que evites el sol hasta que esté completamente curado.

7. Lo cuidas poco (o demasiado)

Ni un extremo ni el otro. Si eres algo hipocondríaco y te aterra la idea de que se te infecte y le pones demasiada crema lo estás haciendo mal. Si te lo tomas de forma demasiado relajada y no te molestas en ponerle crema también. 

El tatuaje no puede estar demasiado seco ni muy húmedo. Una capa fina de crema basta y es hasta mejor para que se cure más rápido porque el cuerpo demora menos en absorberla.

8. Haces ejercicio 

Si crees que puedes volver a la misma rutina que tenías antes de ser un lienzo humano, piénsalo de nuevo. Al menos durante la primera semana de tu tatuaje no deberías volver al gimnasio, o por lo menos con cuidado.

El sudor puede irritar la piel, pero ese no es el problema. Según  The Tattoo Editorsi tu tatuaje es muy grande y cubre tus articulaciones el movimiento constante puede estirarlo más de la cuenta.

9. Duermes encima de él

No puedes evitarlo, tu cuerpo se mueve solo cuando estás dormido, pero si puedes intenta que no dormir sobre tu tatuaje. Eso se debe a que tu tatuaje debe estar expuesto para que se cure más rápido y si está apretado entre tu peso y el colchón no va a pasar. 

Por esa misma razón tampoco deberías usar ropa muy ajustada y deberías optar por ropa holgada y, en lo posible, de algodón.

10. No te sumerjas

Ni un baño relajante en el jacuzzi ni un chapuzón en la piscina. Nada de agua en tu tatuaje nuevo, solo cuando tienes que limpiarlo.

Los expertos de  Tatring recomiendan no sumergirse en agua hasta que «cada pedazo de cascarilla y piel muerta se haya caído». Meter el tatuaje en agua lo expone a todos los químicos que hay en una piscina (como el cloro), el jabón de la bañera y los gérmenes de una playa, así que si no es durante la ducha ni pienses en mojar tu tatuaje hasta que esté completamente curado. 

Puede parecer mucho trabajo y sacrificio para cuidar un tatuaje (nada de sol, ¿en serio?), pero si tienes en cuenta que un tatuaje solo toma entre dos y cuatro semanas para curarse por completo el proceso se puede hacer mucho más llevadero y, al final, vas a tener una preciosa obra de arte en tu cuerpo que va a durar toda tu vida.

Reacciona
Comparte