null: nullpx
Realeza

No es pollo, pero tampoco caviar: exchef de la reina Isabel II revela su alimento favorito

Un cocinero que preparó las comidas y los gustitos de la familia real durante 15 años revela algunos secretos gastronómicos de la realeza británica.
4 Jun 2018 – 7:15 PM EDT

Pese a que vive en un castillo, hay que saludarla con una reverencia y llamarla su alteza real, la reina Isabel II tiene un paladar bastante ordinario. Nada de ‘fancy food’ para esta nonagenaria conocida por su devoción a los bolsos negros Launer, cuyo costo oscila entre los 1,500 a los 2,700 dólares. Elizabeth Alexandra Mary es una amante del pastel de chocolate y su cereal favorito es el ‘ Special K’. Así de sencillo.

Las revelaciones llegan por voz del exchef Darren McGrady, quien durante 15 años preparó la comida y los gustitos de los ‘royals’ británicos.


Isabel II, la reina con más tiempo en el trono

Loading
Cargando galería

“La reina es una adicta al chocolate”, confesó McGrady a la revista Food & Wine.

Pero esa adicción toma una forma particular. La abuela de los príncipes William y Harry siente debilidad especial por un pastel de chocolate que lleva en su interior unas galletas que le dan un toque especial al postre, que la reina devoraba en las tardes con una taza de té. No es la única que cae rendida ante el encanto de este pastel; el príncipe William escogió servirlo como la torta del novio durante la recepción de su boda con Kate Middleton, la duquesa de Cambridge.

Aunque no ha abandonado el chocolate, la reina Isabel II ha tomado distancia del amigo que la acompañaba todas las tardes ya que está evitando ingerir mucha azúcar. McGrady señaló que la reina ahora incorpora al menú sándwiches de pepinillo o salmón junto al té Earl Grey, que bebe sin crema y azúcar.

Con la excepción de esos bocadillos, la reina -que es muy consciente de su dieta- evita los carbohidratos. No come pastas, ni papas.

McGrady explicó que un día típico de la vida de la reina Isabel consiste de cuatro comidas, que incluyen desayuno, almuerzo, merienda y cena. Para el desayuno, la mayoría de las veces disfruta de un tazón de ‘Special K’ y un huevo cocido junto con una taza de té caliente.

El almuerzo y la cena también son sencillos: un pedazo de carne magra o pescado con vegetales.

“Ella come porciones pequeñas”, apuntó McGrady, quien trabajó para la familia real hasta el 1997.


Por primera vez, la reina Isabel II va a un desfile de moda

Loading
Cargando galería

Pero mientras la monarca le huye a las pastas, su hijo, el príncipe Carlos, ama la comida italiana. Para el almuerzo prefiere las frutas.

En el caso de los príncipes Harry y William, el chef comentó que la entonces princesa Diana solía ser más laxa con su dieta y permitía que sus hijos comieran pizza, costillas y macarrones con queso, aunque estos gustos se apartaran de la comida inglesa. Lady Di también permitía que sus hijos comieran delante del televisor, una costumbre que desaprobaba la niñera de los futuros herederos.

"Fue una batalla constante entre ‘nanny’ y la princesa Diana”, aseguró McGrady entre risas.

Publicidad