null: nullpx

Escándalo en la realeza: una princesa pierde su título tras un traumático divorcio

La historia de Tessy de Luxemburgo es un cuento de hadas que se volvió una amarga pesadilla.
8 Jul 2018 – 8:06 PM EDT

Durante 11 años, la princesa Tessy de Luxemburgo vivió felizmente con su esposo, el príncipe Louis - tercer hijo del archiduque Enrique y su esposa, María Teresa, de origen cubano- criando a dos hermosos hijos y dedicada a la creación de ONGs y obras de caridad en Londres trabajando en nombre de mujeres jóvenes y adolescentes.

Juntos, estos jóvenes 'royals', que se enamoraron a los 18 años, tuvieron un bebé en 2005 y luego se casaron (fue por este problema constitucional del gran ducado, que Louis renunció a su sitio en la línea de sucesión) en una sencilla y cálida ceremonia, formaban parte de la juventud dorada de la realeza europea, hasta que a principios de 2017 estalló una bomba inesperada: Tessy pedía el divorcio de Louis, alegando "diferencias irreconciliables'" y " comportamiento cruel e inusual", lo que puso a una casa real próspera y discreta, en medio de una tormenta a la que no se le ve final.

De plebeyas a princesas: mujeres que hicieron realidad su cuento de hadas

Loading
Cargando galería


De mundos distintos

Tessy Antony nació en octubre de 1985, en el seno de una familia de clase obrera, en Pétange, al sur de la capital de Luxemburgo. A los 18 años se incorporó al ejército luxemburgués y fue enviada a llevar a cabo misiones de paz en Kosovo. Fue así que conoció a Louis Xavier Marie Guillaume, de la dinastía Nassau-Weilburg, mientras visitaba los cuarteles del ejército. Louis es nueve meses menor que ella.

Su romance fue muy discreto, pero se hizo una pequeña causa célebre, cuando el 12 de marzo de 2006, Tessy dio a luz a un niño, bautizado como Gabriel Michael Louis Ronny de Nassau, que nació en un hospital privado suizo, la Clínica des Grangettes, en Ginebra. El bebé fue el primer nieto del archiduque Enrique y su esposa, María Teresa Mestre.

Seis meses después, se casaron en una iglesia parroquial en la pequeña ciudad de Gilsdorf, en el noreste de Luxemburgo, con la presencia de la familia real en pleno. Ellos terminaron sus estudios, tuvieron otro hijo - el príncipe Noah- en 2008, y se mudaron a Kensington, Londres, donde sus hijos asistían a la escuela y ella comenzó su trabajo. La familia frecuentaba Luxemburgo, para eventos familiares -como las bodas del príncipe heredero Felix, en 2011 y la boda del príncipe Guillaume, en 2015-, hasta que de repente, en enero de 2017 el Gran Tribunal Ducal de Luxemburgo anunció su separación y divorcio.

Sin embargo, el final de su relación no ha sido el único golpe de los príncipes. En julio, Tessy revelaba en sus redes sociales que había perdido un hijo que esperaba con su ex marido, en algún momento después del nacimiento del príncipe Noah y antes de que se hiciera pública la noticia de su separación.

Ellas se casaron con príncipes y esta fue su transformación

Loading
Cargando galería


'Cazafortunas'

De ser una figura querida, la joven madre de pronto se encontró a sí misma objeto de persecuciones por parte de la prensa de su país natal. Según reporta el Daily Mail, un artículo hiriente en la revista' Privat' acusó a la princesa Tessy de haberse casado solo en la familia real luxemburguesa para su propio beneficio financiero y de engrandecimiento, llamándola 'Cazafortunas' en la portada, mientras que el texto terminaba con la frase "[Tessy] es y siempre será la hija de un albañil".

Al negarse a llevar el divorcio en la corte de Luxemburgo, Tessy complicó la situación al llevarla al tribunal inglés: ahí fue donde se hizo aparente el rencor detrás de la separación de la pareja cuando los ayudantes del príncipe fueron acusados de haber amenazado con prolongar el caso "por años" si la Tessy no se conformaba con una suma preestablecida de pensión para los hijos y una suma aún menor como compensación de un divorcio en el que salieron a relucir infidelidades (por parte de él), maltrato psicológico y otras feas realidades, según reportó el Daily Express de Londres en febrero de 2017.

Así describen cómo en cierto punto del juicio por divorcio, Louis se inclinó hacia su todavía esposa y la increpó, lo que llevó al juez John D. MacDonald a intervenir, diciendo: "Ustedes son adultos y espero que actúen como adultos en la sala de mi tribunal, señor".


Príncipe batalla por la vida tras sufrir accidente de tránsito en el que murió su esposa

Loading
Cargando galería


Tessy y el divorcio

“El divorcio ha sido una de las situaciones más difíciles que tuve que afrontar" declaró ella al Daily Mail "Experimenté los mismos sentimientos y emociones traumáticas cuando perdí a mi tercer hijo. Lloré durante años por estas dos situaciones. Aún así, encontré fuerzas en mis dos niños sanos y felices, que lo son todo para mí. Mi manera de pensar estaba y sigue estando muy clara: centrarme en lo positivo que me rodea, especialmente mis dos hijos, y seguir adelante sin importar lo duro que sea", añadió " Fracasar es natural. Todo depende de lo que saques de ello. Siempre hay una manera de que las cosas sean positivas y constructivas para ti misma, tu familia y la gente que te rodea”.

El divorcio se prolongó por más de un año, y las consecuencias han sido diversas. Su suegro, con quien había llevado una relación cordial y afectuosa, igual que con su suegra, le otrorgó el título de princesa de Luxemburgo, princesa de Nassau y princesa de Borbón-Parma con el estilo de su alteza real el 23 de junio de 2009, día nacional de Luxemburgo. Sin embargo, entre las cosas que le han sido retiradas -además de la residencia en Kensington-, se encuentra el título, ya que este es propiedad del gran ducado y aunque le fue otorgado después de su matrimonio, ahora que se disuelve, debe volver a la casa real de Nassau.

Ellos son los bebés de la realeza europea

Loading
Cargando galería


Tessy, que por una década fue princesa, ha asegurado que no le preocupa perder sus privilegios. Sus hijos tienen la educación asegurada por la corona y siendo menores de edad, la ley le ha otorgado la custodia y guardia completas. No obstante, ella trabaja como embajadora de ONUSIDA. Además, ha co-fundado la ONG Profesores Sin Fronteras y recibe frecuentes visitas de su exsuegra y sus cuñados, quienes desean mantener un vínculo con ella y los niños. Aunque su cuento de hadas no pudo durar y tuvo un final muy desgraciado.

También te puede interesar:


Más contenido de tu interés