null: nullpx
Entretenimiento

Esteban Loaiza quedó en libertad bajo fianza (con grillete electrónico)

El viudo de Jenni Rivera, que enfrenta un cargo de narcotráfico, salió la mañana del viernes de la cárcel donde permanecía desde el 9 de febrero pasado. Regresará al tribunal el próximo 13 de julio.
11 May 2018 – 08:02 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Por primera vez desde el 9 de febrero, cuando fue arrestado, el viudo de Jenni Rivera, Esteban Loaiza, acudió este viernes a una cita judicial sin uniforme de confinado y sin cadenas en los pies. El lanzador jubilado regresó al Tribunal de Distrito del sureste de California y entró por la puerta principal junto a su abogada Janice Deaton.

Vestido con camisa blanca de manga larga y pantalones oscuros, Loaiza se presentó ante la jueza federal Janis Sammartino para discutir diversos asuntos pendientes como las mociones de la defensa solicitando al ministerio público, representado por el fiscal Jarad Hodes, que preserve la evidencia recopilada y que divulgue la identidad del informante, que permitió a las autoridades detener al exjugador de las Grandes Ligas.

Loading
Cargando galería

Pero después de la presentación de las partes, Deaton solicitó el aplazamiento de la audiencia para continuar con la evaluación de los documentos recibidos como parte del descubrimiento de prueba. La próxima cita judicial será el 13 de julio, a las 2 de la tarde.

Deaton indicó a Univision Entretenimiento que analiza la evidencia y que estudiará si procede o no solicitar que se suprima la orden la orden de registro y allanamiento, que permitió que los agentes entraran a la residencia que el viudo de la ‘Diva de la Banda’ alquilaba en el 1044 de la Avenida Fern, en Imperial Beach, al sureste de San Diego. En una Nissan Versa estacionada en el garaje de la casa, las autoridades encontraron los 20 paquetes de lo que aparentaba ser 20 kilogramos (44 libras) de cocaína.

Un abogado o abogada presenta una moción de supresión de evidencia cuando entiende que el Estado actuó de forma indebida o no contaba con una justificación razonable (motivos fundados) para su expedición.

Después de la audiencia, Loaiza partió del juzgado con su familia. El archivo electrónico del caso no precisa dónde se alojará Loaiza, de 46 años. Pero en la moción de reconsideración de fianza Deaton consignó que el exlanzador quedaría con su hermana María Luisa Nuñez, su marido Jesús y las dos hijas de la pareja en una casa que ubica en la Avenida Iris de San Diego.

La abogada defensora también comentó que su representado estaba bien, aunque había perdido peso. Loaiza durmió tras las rejas desde el 9 de febrero, día en que agentes de la Oficina del Alguacil de San Diego lo detuvieron tras saltarse una señal de pare.

El exjugador de Las Grandes Ligas quedó en libertad con grillete electrónico y bajo arresto domiciliario la mañana del viernes, luego de que su expareja Ashley Esposito ofreció su residencia en Mansfield, Texas, como colateral para garantizar la fianza de 166,000 dólares impuesta por el juez federal Anthony Battaglia.

Loaiza encara un cargo de posesión de cocaína con intención de venderla, que contempla una pena mínima de 10 años de cárcel y la amenaza de deportación a México, su país de origen, de ser hallado culpable.

Reacciona
Comparte
Publicidad