null: nullpx
boda real

Meghan Markle rompió uno de los protocolos reales más importantes cuando se embarazó

Publicado 30 Jun 2020 – 04:12 PM EDT | Actualizado 30 Jun 2020 – 04:35 PM EDT
Reacciona
Comparte

Las películas de Disney nos enseñaron que casarse con un príncipe puede traer muchos privilegios, pero no nos mostró la parte de las responsabilidades y obligaciones.

Ser miembro de la realeza implica conocer sus protocolos y seguirlos al pie de la letra; sin embargo, la ex royal Meghan Markle rompió las reglas en varias ocasiones.

Cuando Harry y la protagonista de Suits se enamoraron, ella tuvo que asumir un rol dentro de la Corona que le era desconocido.

Poco a poco, la actriz se fue involucrando en su nueva vida dentro de la familia real y asimiló cómo debía comportarse en eventos públicos.

No obstante, nadie le indicó la manera en cómo tenía que actuar en privado con los miembros de la Corona británica.

Con los nervios de punta y la emoción apunto de estallar, Meghan Markle rompió uno de los protocolos más importantes al revelar que estaba embarazada.

La ex duquesa de Sussex no pudo esperar para compartir el secreto que guardaba desde hacia días: estaba esperando a su primer hijo.

El detalle fue que anunció la noticia justo cuando la familia real estaba reunida en la boda de Eugenia de York y Jack Brooksbank.

Lejos de recibir felicitaciones y buenos deseos, lo único que ocasionó fue el enojo por parte de la novia y de su madre, Sarah Ferguson.

Dicha información se confirmó en el libro Royals at War, escrito por los periodistas Dylan Howard y Andy Tiller, donde señalan que incluso el propio Harry se avergonzó por la acción de su esposa.

Markle pasó por alto una importante regla: los miembros de la familia real no pueden anunciar dos cosas importantes a la vez, por lo que tienen que esperar algunas semanas para hacerlo.

El libro devela que Meghan le robó el protagonismo a la novia y, por lo tanto, se saltó el protocolo:

«Aquello fue un error garrafal, incluso sin ser royal. Nadie entendía por qué Meghan decidió robar así el protagonismo de Eugenia».

A pesar de lo incómodo que fue ese momento y la molestia que causó, días más tarde la pareja confirmó al mundo que estaban esperando al pequeño Archie.

Aunque su acción fue considerada de mal gusto, seguramente la ex duquesa de Sussex desconocía por completo que debía mantener el anuncio en secreto hasta semanas después de la boda de la hija de Andrés de York.

Ser parte de la realeza no es fácil, pues las costumbres y reglas que se deben seguir suelen complicar la adaptación de las personas que llegan a la Corona, como fue el caso de Meghan.

¿Qué opinas?

No te vayas sin leer esto:

Reacciona
Comparte