null: nullpx
Las Mejores Peliculas

¿Por que Annie Hall fue una película tan importante?

Publicado 19 Abr 2017 – 04:30 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Annie Hall (1977) es una película que rompió todos los esquemas. Woody Allen funge como guionista, director y protagonista, esto último al lado de su entonces amor, Diane Keaton.

Ganadora de cuatro premios Oscar (mejor película, mejor director, mejor actriz y mejor guión); es parte del top de AFI en la categoría “comedia romántica”. La asociación de guionistas americanos (WGA) la calificó como la película más divertida de la historia y la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos la seleccionó para su preservación en el National Film Registry por considerarla “cultural, histórica y estéticamente significativa”.

La historia de Annie Hall inicia con un spoiler: Annie ha abandonado a Alvy y él realmente no entiende qué ha ocurrido, si siendo dos neuróticos, parecía una unión creada por los ángeles. Entonces veremos los inicios de la relación, su punto más álgido y su picada, todo con unas características innovadoras que han intentado duplicarse en la pantalla grande, sin lograr el mismo efecto.

¿Por qué Annie Hall? ¿Qué hay de especial en esta “comedia romántica”, si este género se convirtió en un compilado vomitivo dominado por niñas lindas hasta hallar el hombre ideal?

Exploremos cómo fue que este experimento de Woody Allen lo elevó como uno de los mejores directores en la historia del séptimo arte.

La quintaesencia de Woody

Antes de Annie Hall, Woody Allen era uno más del montón. Comediante de stand up, escribió y dirigió algunas películas que ni se acercaron al éxito de Annie: Love and Death (1975), Sleeper (1973), Bananas (1971), por recordar algunas.

Pero Annie Hall marcó lo que sería su estilo y voz: un en el que el psicoanálisis tendría un espacio fundamental, donde hay muchas referencias culturales y cinematográficas, comentarios sobre herencia judía, su neurosis y su obsesión por la muerte.

El filme impuso el sello Allen y lo elevó como uno de los mejores directores del cine moderno. Aún hoy se trata de su cuarta película más taquillera, solo por detrás de Manhattan, Hannah and Her Sisters y Midnight in Paris.

La idea que no cuajaba

Lo cierto es que Annie Hall iba a ser muy diferente del resultado final. Allen escribió el guión inspirándose en conversaciones y caminatas en Nueva York y originalmente, había creado varias subtramas.

Marshall Brickman llegó al rescate. Se convirtió en el coescritor de la historia, y le hizo ver a Allen que la espina dorsal y única relación necesaria era la principal. Durante la producción se escribieron varias escenas para mostrar la personalidad de Alvy y el resultado fue una película de más de tres horas que tuvo que ser muy bien editada con un resultado magnífico.

Abajo las reglas

Allen tomó el manual para hacer cine, lo rompió en pedacitos y los quemó para que no quedara rastro de él. Antes de Annie Hall, era impensable que un actor rompiera la cuarta pared, esa barrera invisible entre la cámara y el espectador.

La película inicia de esta forma, con Woody contando un chiste directamente a la cámara, comentando que Annie lo ha abandonado y dando a conocer un poco lo que está en su cabeza.

Pero no fue la única “locura” de Allen. También se atrevió a subtitular una escena para reflejar lo que realmente pensaban los personajes.

Hay saltos en el tiempo, pantalla divididas y hasta una secuencia de animación que parodia a Blancanieves y los siete enanitos de Disney, donde Allen se atreve a decirle a la reina malvada que seguramente está en sus días.

Retrato de la segunda ola

Annie era una mujer irreverente. Eso era algo que podías notar desde el principio, al verla ataviada de chalecos, pantalones anchos, corbatas, sombreros y camisa blanca. El estilo buscaba representar a neoyorquina, algo en lo que Diane Keaton colaboró suministrando piezas de su propio guardarropa.

Si bien ella no fue la primera en mostrar ese look, es innegable que después de ella, todas las bohemias querían vestir como Annie. La misma actriz lo dijo en una entrevista:

“Woody nos dirigió como siempre (…) 'No te preocupes demasiado por las palabras y vístete como te apetezca' ¿Vestirnos como nos apeteciera? Eso era una novedad”.

Para algunos analistas, Annie era un retrato de la segunda ola de feminismo, aunque algunos otros cuestionan esto, considerándolo un filme machista.

La historia de amor tras la pantalla

Woody y Diane. Pareja en pantalla, pareja cuando las cámaras se apagaban. El amor se acabó un año después de que la película fuera filmada y algunos se atreven a decir que la historia es autobiográfica y muestra la relación entre los actores, algo con lo que Allen tuvo problemas:

“La gente todo el tiempo me dice que Annie Hall es autobiográfica y les sigo diciendo que no es realmente autobiográfica, pero nadie quiere oír eso. En una reseña que leí decía que para apreciar la película, era necesario saber mucho sobre la vida privada de Diane y yo, y claro, esto es completamente falso porque, yo diría que el ochenta por ciento de este filme es completamente ficción”.

Lo que realmente importa

Más allá de las técnicas, la historia detrás de cámara, los corazones y la relevancia, Annie Hall es una película importante por un brillante guión que nos mostró que las cosas siempre pueden ser peores.

Por ejemplo, Allen se atrevió a hablar abiertamente de sexo algo que nunca se había visto antes. ¿Cómo olvidar aquello de que la masturbación es el acto de hacerse el amor a uno mismo?

Fue una época distinta a esta signada por la corrección política, lo que permitió comentarios mordaces y audaces que hoy habrían sido censurados. Además, se trata de una comedia que no tiene la necesidad de recurrir a chistes obvios ni físicos para conseguir el beneplácito de las mentes. Es inteligencia pura.

¿Que por qué es una película importante? La-di-da, la-di-da, la-la.

¿Has visto Annie Hall? ¿Cuál es tu película favorita de Woody Allen?

Reacciona
Comparte