null: nullpx
Yo soy Betty, la fea

La boda de 'Yo soy Betty, la fea' sí fue real: te contamos la historia secreta

Yo soy Betty, la fea es una de las telenovelas más exitosas de Latinoamérica, sumando varios remakes de su versión original.

Pero antes de que sigas, te invitamos a ver ViX: entretenimiento sin límites con más de 100 canales, totalmente gratis y en español. Disfruta de cine, series, telenovelas, deportes y miles de horas de contenido en tu idioma.
Publicado 5 Nov 2020 – 04:25 PM EST | Actualizado 18 Jul 2022 – 09:41 AM EDT
Reacciona
Comparte

Cargando Video...
Cargando Playlist...
4:36
1:17
0:49
3:31

A más de 20 años de su estreno, sigue atrayendo a espectadores de todo el continente, gracias a sus retransmisiones y a que Netflix la agregó a su catálogo.

Debido a esto, tanto los fans de toda la vida como los nuevos pueden revivir algunas de sus escenas favoritas una y otra vez. Una de esos momentos es la boda entre Betty, la fea y su gran amor, don Armando.


Y es que después de todas las dificultades que los personajes atravesaron, nada emociona más que verlos juntos en el altar.

Por ello, al ver todo el capítulo en el que finalmente se casan, renacen los sentimientos de cariño por los protagonistas.

Sin embargo, un hecho que poco fans conocen de ese momento es que fue completamente real. Así es: no se trató de una actuación más.

O al menos no por parte de uno de los presentes. Alberto Linero, el sacerdote que ofició la misa de la boda entre Betty y don Armando, fue la única persona que no estaba actuando en el momento.

En la mayoría de los países este nombre no es conocido, pero en Colombia (donde se grabó la telenovela) era un famoso cura que conducía algunos programas de televisión para difundir la fe.

«No estaba actuando»

Así lo aseguró el padre Alberto Linero cuando, años después, se le preguntó sobre su participación en la boda de Yo soy Betty, la fea.

«Hice la homilía que haría en un matrimonio (…) Evité que existiera la simulación».

De acuerdo con diferentes medios, el sacerdote sintió que estaba obligado a realizar la misa como si fuera real, ya que, de no hacerlo, hubiera caído en el delito de simulación, que está penalizado por el Vaticano.

Sin embargo, nunca aclaró si la unión que realizó entre los actores era válida o no. Aunque en una entrevista previa había bromeado con que no lo era, debido a que Betty no era fea en realidad.

Por su parte, los actores de Yo soy Betty, la fea , no han comentado al respecto desde entonces, así que probablemente no estén preocupados por un posible matrimonio real.

La situación se vuelve más enredada debido a que posteriormente el padre Alberto Linero abandonó la iglesia y la religión bajo la cual “casó” a los actores.

Lo único que queda claro es que el sermón y el rito religioso que se vio en la televisión fue completamente real, aunque todo lo demás fuera una actuación.

¿Conocías este dato? ¿Qué opinas ahora de ese romántico final?


Checa estas historias:

Reacciona
Comparte