null: nullpx
Chevrolet

Prueba: Chevrolet Corvette 2020 – Más original que nunca

Fui parte de un selecto grupo de periodistas especializados que tuvo la oportunidad de probar al nuevo y esperado Corvette C8 en Las Vegas, Nevada. A pesar de haber sido una experiencia corta, esta fue significativa para comprenderlo íntimamente.
13 Jul 2020 – 10:38 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Tuvieron que pasar 67 años desde el lanzamiento de la primera generación del Corvette (C1) para que el popular deportivo americano recibiera el motor posterior que tanto pidió.

Historia:
Inspirado por los carros de carrera europeos después de la Segunda Guerra Mundial, Harley Earl, vicepresidente de General Motors en ese momento, decidió que ya era tiempo para que la corporación americana tuviera un carro deportivo, por lo que ordernó el inicio del proyecto secreto llamado "Project Opel”.

Earl, no fue un vicepresidente típico, porque fue el primer diseñador en ocupar una posición ejecutiva en alguna de las grandes empresas americanas. Muchos lo consideran un visionario, entre otras cosas, por implementar la modelación en arcilla durante el proceso de diseño de los autos (un método que se usa hasta el día de hoy), parabrisas curvos, sedanes con techo duro, pintura en dos tonos de fábrica y también el uso de los vehículos concepto como herramienta de diseño y mercadotecnia.

El nombre “Corvette” -en español “Corveta”- fue tomado literalmente de un barco de guerra conocido por ser pequeño y ágil. Éste fue sugerido por uno de los jefes de relaciones públicas de la época Myron Scott.

La primera vez que el público vio un Corvette fue en Nueva York, el 17 de enero durante el ‘Motorama’ de 1953 que se llevó a cabo en el Hotel Waldorf-Astoria. Éste se mostró como un prototipo descapotable, el Corvette EX-122. El carro generó tanto interés que General Motors no tuvo opción más que empezar su producción ese mismo año.

Chevrolet Corvette 2020

Loading
Cargando galería

Desarrollo
La etapa inicial para el desarrollo de la octava generación del Chevrolet Corvette (C8) se llevó a cabo usando un prototipo bautizado ‘Black Jack’. Disfrazado como un Holden Ute para confundir a los espías, recorrió más de 10,000 millas que sirvieron como aprendizaje inicial para el cambio estructural -necesario- para acomodar el motor en la parte posterior.

A pesar de los rumores del Corvette con motor posterior, el desarrollo del proyecto fue ultrasecreto. Entre el 2014 y 2016 sólo 12 personas en General Motors trabajaron en él, muchas veces por la noche y hasta con protocolos para desplegar cobertores rápidamente cuando detectaban fotógrafos aéreos.

En el 2016 pasaron a la siguiente etapa… el C8 comenzaba a tomar forma. Armaron 11 unidades de una mula especialmente diseñada para comprobar la arquitectura, sirviendo también para el desarrollo eléctrico, electrónico y mecánico.

El próximo prototipo fue el ‘vehículo de integración’. Con 100 unidades rodando por calles y circuitos en diferentes partes del mundo, estos implementaron algunos elementos del producto final. Sirvieron para el diseño de los sistemas de información para el conductor y hasta para pruebas de accidentes.

Finalmente, la etapa de desarrollo concluyó con los prototipos ‘EX’ fabricados en la planta ensambladora Bowling Green en Kentucky para validar el proceso de fabricación.

Introducción:
El nuevo Corvette C8 fue presentado oficialmente el 18 de julio de 2019 en un espectacular evento en el Sur de California. Los invitados quedaron con la boca abierta no solo por la confirmación de la ubicación de su motor y su estilo “italianizado”, pero sobre todo por su precio, empezando en menos de $60,000.

El nuevo Corvette viene batiendo récords desde que fue anunciado oficialmente. Desde ese momento más de 200,000 personas se mostraron interesados en comprar uno, aumentando 5 veces las órdenes de los concesionarios a la fábrica. La producción arrancó en febrero de 2020, teniendo que agregar un segundo turno para poder alcanzar el nivel de demanda inicial.

El producto final cuenta con una arquitectura principalmente de aluminio, que se apoya también en fibra de vidrio, magnesio y fibra de carbono para minimizar peso y maximizar rigidez.

Para demostrar al mundo su capacidad en el circuito, el C8 con paquete Z51 fue puesto a prueba en el Nürburgring, piloteado por Oliver Gavin, 5 veces ganador en LeMans y actual piloto oficial de Corvette. Él consiguió darle la vuelta al circuito en 7:29.9, a menos de 1 segundo de supercarros como el McLaren MP4-12C y el Lamborghini Huracán LP610-4.

Diseño:


En cuanto a su diseño, este estuvo enfocado en aerodinámica optimizando ‘downforce’, Cd (coeficiente drag) y flujo de aire para el enfriamiento.

No fue un trabajo fácil, ya que los involucrados tuvieron que conseguir un producto que no acabara con los 70 años de linaje ininterrumpido. Tenía que verse como una evolución del Corvette.

Frente:
Por fuera, empezando por el frente, el C8 tiene un ancho de 76.1” (193cm) y una altura total de 48.6” (123cm).

En cuanto a su estilo, si lo comparamos con el Stingray de la generación anterior (C7), además del logo clásico de Corvette… no tienen mucho en común, pero si lo comparamos con la versión mas radical del C7, el ZR1, vemos algunos elementos parecidos. Principalmente, las unidades ópticas y la parrilla baja dividida en 3 partes.

Una característica de los carros con motor posterior es la excelente visibilidad para el conductor, esto gracias a la parte delantera corta y baja. Otra característica es el espacio de carga delantero, en el caso del Corvette, ofrece un poco más de 4 pies cúbicos (113 litros).

Teniendo en mente que la velocidad máxima del aire ocurre en el área central del frente, para los ingenieros es una prioridad desarrollar elementos para aprovecharlo al máximo.

La altura del carro con el piso es fundamental. Por un lado, es necesario reducirla para minimizar el aire que pasa por debajo, consiguiendo estabilidad a altas velocidades. Mientras que por otro lado, es importante que sea suficientemente elevada para minimizar el riesgo de daños.

Chevrolet obtuvo la solución a este dilema ofreciendo la opción de suspensión ajustable, el sistema puede elevar el vehículo 1.6 pulgadas (40mm) en 3 segundos y mientras el carro anda hasta 24mph (39 km/h). ¡Ah! y puedes marcar en el navegador hasta 1,000 puntos para que el sistema eleve el vehículo automáticamente cada vez que pasas por uno de estos puntos, sin necesidad de tener que hacerlo manualmente presionando el botón dentro de la cabina.

Lado:
Por el lado, el nuevo Corvette tiene un largo total de 182.3” (463cm) y una distancia entre ejes de 107.2” (272cm), ½ pulgada (13mm) más amplia que la de su predecesor.

La línea principal empieza en sus alargados faros y se extiende por todo el lateral del carro, reflejando la identidad de Corvette, tomándola precisamente del modelo 1963 (la segunda generación).

En el eje delantero encontramos ruedas de 19” con neumáticos run-flats 245/35. De serie trae los nuevos Michelin Pilot Sport All Season 4 “Ultra High Performance”. En base a retroalimentación de usuarios de Corvette, estos fueron ajustados específicamente para el C8. Usan compuestos especiales para reducir la firmeza de sus paredes, ofreciendo un viaje menos ‘rígido’ sin comprometer su desempeño y mejorá ndolo sobre nieve.

Los neumáticos opcionales que trae la versión de alto desempeño Z51 son los Pilot Sport 4S, estos también fueron ajustados significativamente para el C8.

Los rotores de serie son de 12.6“ (321mm) de diámetro, mientras que los del Z51 son de 13.3” (345mm). Sus cálipers traen 4 pistones y los compradores pueden elegir entre 4 colores.

Corvette destacó desde sus inicios innovando tecnológicamente y el nuevo no es la excepción. Su nuevo sistema de frenos “e-boost”, funciona parcialmente con tecnología ‘by-wire’. No solo ocupa menos espacio y pesa menos que uno convencional, pero permite adaptar su firmeza en 3 modos de manejo.

Un desafío que los ingenieros tuvieron que enfrentar fueron las regulaciones que los forzaron a eliminar el elemento que compone el 25% de material de las pastillas: el cobre. El resultado de esta innovación forzada es un sistema capaz de detener el vehículo desde las 60mph en solo 100 pies (30.5 metros).

Vemos que el “Pilar A” adelgazó significativamente, contribuyendo con maximizar la visibilidad. Debajo de ellos encontramos los tallos largos y delgados que cargan los espejos esculpidos. Tienen suficiente área para ser útiles y traen de serie señales ambar que advierten si algún objeto está al lado antes de cambiar de carril. Sobre su carcasa traen instaladas las señales direccionales.

Otra característica de los carros con motor posterior es la ubicación de los 2 ocupantes. Estos están ubicados mucho más cerca al eje delantero, ayudando a compensar la distribución de peso y ofreciendo una sensación de manejo más reactiva. Comparándolo con el C7, los ocupantes se movieron 16.5” (42cm) hacia el frente.

Su captador de luz dirige la atención hacia las grandes tomas de aire en forma de ‘garra’ ubicadas detrás de las puertas. Éstas son completamente funcionales, alojando dentro de ellas intercambiadores de calor.

En el eje posterior, las ruedas son de 20”, calzando neumáticos 305/30, mientras que los rotores son de 13.6” (339mm) y en el Z51 de 13.8” (350mm).

El C8 es el primer Corvette con freno de emergencia eléctrico, el cual ajusta su presión automáticamente de acuerdo con la temperatura de los rotores. Esto es especialmente útil para los que planean llevarlo al circuito, porque se minimiza el riesgo de daños por dilatación y contracción por los cambios de temperatura.

Trasero:
En su parte posterior, empezando por arriba, encontramos una cámara de video que proyecta la imagen en el espejo retrovisor interior.

Su enorme compuerta fue diseñada para maximizar la fuerza del aire sobre el eje posterior. Vemos extractores en los flancos del panel transparente que permite apreciar la parte superior del motor.

La versión Z51 trae un alerón híbrido con dos túneles en sus extremos especialmente diseñado para conseguir 400 libras (182kg) de ‘downforce’ a 180mph (290 km/h). Existe otro alerón opcional más alto por $1,150 adicionales, que no llega instalado de fábrica y tampoco han dado las cifras de desempeño oficiales.

Sus faros posteriores están compuestos por dos unidades en cada esquina empleando LEDS. Estos comparten la forma de ‘garra’ que vimos en las tomas de aire laterales, señalando hacia el centro, donde encontramos la luz del freno horizontal y debajo de ésta el nombre ‘Corvette’.

Debajo de los faros están los extractores de aire que son relativamente pequeños si los comparamos con los de otros exóticos.

La parte baja fue oscurecida para reducir visualmente la altura de su parte posterior. Aquí es donde encontramos que los tubos de escape fueron separados hacia los extremos y la forma de sus terminales pasaron de ser redondos (como en la mayoría de exóticos) a cuadrados.

Por primera vez, el Corvette trae un panel plano que recorre toda su parte baja. En cuanto a su difusor, me parece que perdieron nuevamente la oportunidad de conseguir una imagen más agresiva, instalando uno simple… sin las alas verticales que encontramos en otros exóticos. Quién sabe, quizás están guardándolo para las versiones más radicales, el Z06 y ZR1.

Bajo la compuerta, no solo descubrimos el motor V8 pero una segunda área de carga que ofrece 8 pies cúbicos (226 litros).

Motor:
Su motor V8 LT2 de 6.2 litros lleva el código 2020 Y2XX. Las cifras oficiales indican que, equipado con el sistema de escape opcional de alto desempeño, puede producir hasta 495hp @6,450rpm y 470lb-pie de torque @5,150rpm. Con 15 caballos y 5 libras-pie más que su predecesor, GM asegura que este es el carro con motor posterior-central naturalmente aspirado más poderoso.

Debemos tener en mente algo, estas cifras fueron validadas por SAE, eso quiere decir que las reales son más elevadas. La reconocida revista Motor Trend llevó un C8 Z51 a un dinamómetro, en el registró 558hp y 515 lb-pie a las ruedas. Estimando un 15% de pérdida entre el motor y el asfalto, estaría produciendo 656hp y 606lb-pie.

Éste cuenta con bloque de aluminio y ha sido diseñado para bajar al máximo el centro de gravedad. Fue además pensado no solo para impresionar por su desempeño, sino también por su apariencia.

Por primera vez desde 1982 no ofrecen una transmisión manual, porque la única disponible es una automática doble embrague de 8 velocidades fabricada por Tremec. La primera doble embrague en la historia de Corvette que distribuye torsión a las ruedas posteriores a través de un diferencial electrónico limitado.

En cuanto a consumo, Chevrolet indica entre 15 y 27 millas por galón (6.38 y 11.48 km/l). Esto en parte gracias al controversial sistema automático de desactivación de cilindros (‘Active Fuel Management’).

Por otro lado, las cifras de desempeño señalan que puede acelerar de 0 a 60 mph en menos de 3 segundos y una velocidad máxima de 194mph (310.4km/h).

Manejo:
Como lo mencioné anteriormente, mi experiencia a bordo del C8 fue corta, pero pude entenderlo suficiente para llegar a un par de conclusiones.

Sin duda, los diferentes y avanzados sistemas electrónicos creados para adaptar el vehículo al estilo del conductor son un factor que no puedo dejar de mencionar. Uno que llamó mi atención fue el que monitorea la temperatura del neumático para ajustar el comportamiento del carro para maximizar su capacidad.

Los modos de manejo disponibles en el Corvette 2020 son: Weather, Tour, Sport y Track. Estos ajustan los frenos, suspensión, transmisión y motor para optimizar el desempeño del vehículo bajo -casi- cualquier condición. Por otro lado, existen 2 modos independientes personalizables ( 'MyMode' y ‘Z mode’). Ademas, ofrece el sistema 'Stealth Mode' para reducir el ruido del carro.

El sistema de suspensión electromagnético ‘ Magnetic Ride Control’ se encuentra disponible solo en el C8 Z51. En mi experiencia durante el ejercicio de ‘autocross’ programado durante el evento para comparar ambas versiones, pude comprobar que la suspensión estándar funciona mejor que la magnética en esta actividad.

Los puntos ciegos han sido minimizados gracias a la reducción del ancho del pilar ‘A’, el espejo interior central con proyección de imagen de cámara posterior y la nueva posición de manejo. Aún así, instalaron el sistema electrónico de monitoreo de puntos ciegos (por primera vez en un Corvette) para una mayor reducción del riesgo de accidentes.

El comportamiento del vehículo está directamente relacionado a la distribución de peso (40/60). Entre otras cosas, la falta de peso sobre el eje delantero hace que el vehículo tienda a subvirar. Por otro lado, el bajo centro de gravedad (a la altura de la cadera del conductor) y la posición de manejo cerca del eje delantero presentan una sensación de manejo muy reactiva.

Otro sistema presente en el C8 es el ‘ Performance Data Recorder’ con 1080P de resolución. Éste trae la capacidad de personalizar la información para cuando lo llevas al circuito. Además, el sistema se puede usar como ‘dashcam’ para uso diario y ofrece la opción de programar diferentes puntos ‘start’ y ‘finish’. Gracias a esto, el sistema se puede usar para circuitos fijos y para eventos con diferentes etapas (tipo rallies).

Versiones / Precios:
Corvette Stingray Coupe (1LT, 2LT & 3LT) - $59,995
Corvette Stingray Convertible (1LT, 2LT & 3LT) - $67,495


¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Publicidad