publicidad

Así salvó su vida una joven durante el tiroteo de San Bernardino

Así salvó su vida una joven durante el tiroteo de San Bernardino

Denise Peraza recibió un disparo pero se salvó tras ser protegida por un compañero y contener la respiración para hacerse la muerta

Así se salvó de la muerte esta joven en San Bernardino Univision

Denise Peraza, una joven de 27 años, estaba en el Inland Regional Center donde se produjo el tiroteo de San Bernardino. Su vida ya no corre peligro pese a resultar herida en la espalda. 

Gracias a uno de sus compañeros de trabajo, Shannon Johnson, que la protegió mientras los dos sospechosos disparaban indiscriminadamente en la sala, puede contar lo que pasó. Él desgraciadamente murió. Por eso, ahora ha concedido una emotiva entrevista en la que ha anunciado que como motivo de agradecimiento su primer hijo llevará su nombre.

"Lo hizo. No creo ni que pensara un segundo. Simplemente lo hizo, de manera instintiva", declaró la joven entre lágrimas y junto a su esposo, Augusto Peraza. 


Denise tuvo que ser atendida en el hospital después del ataque de Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik, los dos sospechosos que, según el FBI, se habrían radicalizado y que dejaron 14 muertos y 21 heridos. 

"Creo que estoy aquí hoy por este hombre gran hombre", escribió Denise en referencia a Johnson, originario de Georgia y de 45 años, y al que definió como "alguien que siempre llevó una sonrisa a la cara de cualquier persona en la oficina". 

Johnson y Peraza, ambos trabajadores del estaban sentados uno al lado del otro el miércoles, bromeando sobre la posibilidad de que el reloj que había en la sala estuviera roto pues parecía que el tiempo no pasaba. Eran las 10.55 de la mañana. 

publicidad

"Nunca hubiera imaginado que cinco minutos después, nos estaríamos protegiendo bajo la misma mesa, con una silla como escudo de los más de 60 disparos que dispararon en la sala", recuerda Pereza. 

Denise Peraza y su esposo Augusto Peraza
Denise Peraza y su esposo Augusto Peraza


"Permanecí en silencio, tratando de controlar mi respiración", contó Peraza, con el fin de que los atacantes creyeran que estaba muerta y así tratar de poder salir con vida. Lo consiguió y, cuando Farook y Malik abandonaron la habitación pudo llamar a su esposo.  "Fue devastador", reconoció Augusto en la misma entrevista. 

En el comunicado que publicó poco después de la matanza, la joven explicó que "no puede recordar cada segundo" de aquella mañana pero sí que "recordará siempre su brazo izquierdo (de Shannon Johnson) alrededor de mí, sosteniéndome lo más cerca posible. Y en medio de todo ese caos, siempre recordaré cómo me decía dos palabras: Te tengo".

publicidad

Por eso, Johnson se convirtió para ella en un "héroe" y como homenaje póstumo va a ponerle su nombre a su primer hijo. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad