publicidad
Recuerde hidratarse ante las altas temperaturas.

Sin noticias de El Niño: una ola de calor seca el sur de California

Sin noticias de El Niño: una ola de calor seca el sur de California

Sin las lluvias prometidas, las altas temperaturas ya superaron los récords de 2006 y 1996 para días del mes de febrero

Recuerde hidratarse ante las altas temperaturas.
Recuerde hidratarse ante las altas temperaturas.

Lejos de las previsiones meteorológicas que vaticinaban un invierno pasado por agua para el sur de California por los efectos del fenómeno de El Niño, la región está atravesando una inusual ola de calor con temperaturas récords para esta época del año.

Durante los últimos días se están marcando máximos históricos en Los Ángeles, donde el lunes se superó el registro de 87 grados, cifra más alta alcanzada un 8 de febrero y que correspondía al año 2006. La temperatura subió ese día hasta los 89 grados fahrenheit.

De igual manera, el récord de 1996 de 85 grados en el centro de la ciudad fue batido con una temperatura de 88 grados registrada el mismo día, de acuerdo con el Servicio Nacional de Meteorología (NWS).

Los angelinos pueden esperar mucho sol para el resto de la semana, con temperaturas que oscilarán entre los 79 y 89 grados. El calor estuvo ya apunto de cobrarse una víctima, un hombre de 84 años que quedó encerrado por accidente durante cuatro días en un puesto de periódicos, sin agua y comida. Cuando fue rescatado presentaba deshidratación y malnutrición y tuvo que ser hospitalizado.

Esta situación tiene poco que ver con las alertas que desde el año pasado se vienen anunciando por la formación de poderosas tormentas en el Pacífico que deberían, según las estimaciones, estar empapando la región durante este inverno como parte del efecto de El Niño.

Lluvias Los Angeles

Por el momento, el sur de California experimentó lluvias fuertes los primeros días de enero, y algunas precipitaciones menores con la llegada de febrero, pero hasta el momento se ha registrado un 52% de la lluvia que suele caer por término medio desde octubre.

El Niño, más allá de los problemas de seguridad que podría originar, era visto como un posible remedio a la profunda sequía que sufre desde hace años California.

Al menos en tres cuartas partes del territorio estatal la sequía es considerada como extrema y excepcional, según el Monitor de Sequías de Estados Unidos.

Según científicos entrevistados por Los Angeles Times El Niño está comportándose de manera diferente a lo esperado, al menos en el sur de California.

publicidad

Daniel Swain, científico de la Universidad de Stanford, declaró que “El Niño no ha sido una gran predicción este invierno (…) no ha influido la atmósfera exactamente en la misma manera que nosotros hemos visto“.

El oceanógrafo Bill Patzert, del Jet Propulsion Laboratory de NASA, advirtió no obstante de que El Niño "tiene las patas muy largas"

"No te burles del cocodrilo, aún es importante", comentó Patzert que cree que El Niño podría alcanzar su pico de actividad más tarde que en 1998, el último año en el que este fenómeno se dejó sentir con fuerza en la región.

“Históricamente, El Niño ha dado un gran espectáculo en febrero y marzo", añadió el científico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad