publicidad
Un hombre escuchando música a través de sus audífonos

"El digital ha introducido a Latinoamérica en la cadena de valor de la industria musical"

"El digital ha introducido a Latinoamérica en la cadena de valor de la industria musical"

Warner apunta que los países latinoamericanos juegan un papel clave para el crecimiento de la industria

Un hombre escuchando música a través de sus audífonos
Un hombre escuchando música a través de sus audífonos

Por Victor Solvas, desde Barcelona

La universalización de los smartphones ha cambiado los hábitos de consumo de centenares de industrias y la música no se escapa de este fenómeno

Si a principios de siglo la piratería convirtió a la tecnología en el gran enemigo del sector, ahora el streaming ha abierto una ventana de posibilidades aún por explorar.

La conferencia The challenges of Digital Music & the Future of Telco Partnership, celebrada en el Mobile World Congress, la mayor feria mundial de tecnología móvil, ha puesto sobre la mesa los retos que debe afrontar el sector ante un mundo digital.

En este nuevo contexto, los mercados emergentes crecen en importancia, con millones de nuevos consumidores que irrumpen con fuerza en el tablero del negocio.

El vicepresidente de Desarrollo de Negocio para Latinoamérica, España y mercados emergentes de Warner Music Group, Alfonso Pérez-Soto, no duda en afirmar que, en este escenario, los países latinoamericanos juegan un papel clave para el crecimiento de la industria.

¿Cómo lidian empresas como Warner, con una trayectoria de tantos años, con el auge de las plataformas de streaming?
Yo empecé en 2002 con Universal, cuando no había consciencia de que llegaría este cambio, pero creo que la industria se ha adaptado. Controlamos los medios, conocemos la distribución y diría que somos el sector de contenido que se ha amoldado más rápido, porque las necesidades lo requirieron. En la actualidad utilizamos sistemas de distribución y marketing que están a la altura de las nuevas exigencias para llegar al consumidor.

publicidad

Hoy hablamos de la tecnología y servicios como Spotify o Apple Music como aliados de la música, pero en el 2000 esto no era así…
Pero es que lo que teníamos a principios de siglo, con Naptser por ejemplo, no eran aliados. Eran plataformas que facilitaban el consumo gratuito y el dinero que llegaba para publicidad era solo para ellos. El artista, el autor de la canción y la compañía quedaban fuera del reparto de beneficios.

¿Cómo ha contribuido el streaming a la reducción de la piratería en países donde era un fenómeno dominante?
Lo ha hecho de forma decisiva. ¿Quién quiere tener miles de megas de contenido si no es necesario? ¿Para qué correr el riesgo de instalar virus y troyanos a través de la descarga? Y ya no entro en la parte de la ética, porque considero que el público está educado y sabe que sus artistas favoritos no podrían hacer su carrera si no se le retribuye de alguna manera.

¿La inclusión de la industria en el reparto ha sido la clave para el cambio de visión?
Yo creo que ha habido un cambio de visión generalizado. Empezando, como decía, por el público, que ha entendido que el artista debe cobrar para seguir haciendo su trabajo, pero eso no quiere decir que debas pagar directamente. Hay tres formas de pago: con dinero, con tiempo invertido en publicidad o con datos. Incluso cuando uno ve un video en Youtube a través de su celular con plan de prepago está gastando su data. Al final, de una manera u otra, la audiencia está contribuyendo a generar un ingreso para la industria.

publicidad

El consumidor paga por la música, pero ¿está solucionado el reto de la monetización del streaming?
Al menos tenemos el potencial para solucionarlo. Piensa que antes tanto la audiencia como el contenido al que teníamos acceso era limitado. Las barreras de distribución han desaparecido. El fan que quiera una canción muy específica, lo más probable es que la encuentre. Y la encontrará ya esté aquí en Barcelona, en Miami o en una aldea perdida en medio del Amazonas, siempre que tenga un teléfono conectado a la red. La cantidad de potenciales usuarios se ha multiplicado. La clave es entender que, si antes teníamos un negocio de 15-16 dólares por vender discos, hoy nos parecemos más a una ferretería, con pequeñas ventas.

En este sentido, comentaba en la conferencia que Internet ha cambiado la percepción de los mercados clave. Si con la venta física reinaban los países con más capacidad de compra, con el streaming las zonas más pobladas, como América Latina, han ganado importancia para la industria discográfica.
No es que hayan ganado importancia; ¡es que antes no salían en la foto! Estamos hablando de zonas como Latinoamérica, pero también de Asia que suman miles de millones de personas. Estados Unidos y Europa Occidental siguen siendo los mercados más grandes, pero con la era digital estamos agregando un gran volumen de personas que antes no formaban parte de la cadena de valor de la industria musical.

publicidad

¿Cómo plantea su negocio una empresa como Warner en estos mercados emergentes?
Nosotros funcionamos con empresas afiliadas. Tenemos presencia en muchos de estos mercados desde hace muchos años. Contamos con repertorios locales y una tradición de defensa de la música local desde hace años en Colombia, Brasil, Argentina,… el cambio es que estos países están tomando una posición preferente para la industria.

¿Existen diferencias entre los mercados latinoamericanos o se pueden tratar como un conjunto?
La gran ventaja de Latinoamérica es que estamos muy unidos por una cultura y un idioma. Yo también me encargo del negocio en el Este de Europa y la situación es diferente. Encontramos países con poca población, mucha diversidad cultural y sin un idioma que les aúna. En cambio, nosotros contamos con 550 millones de personas que hablan español y 240 millones que hablan portugués. Puedes ver la cercanía de estos mercados en las mismas listas de éxitos: si vas a lo más escuchado en Spotify España te encontrarás una gran cantidad de artistas de Colombia, Puerto Rico,… Esto ha pasado siempre, pero ahora se nota mucho más.

¿Y estos servicios de streaming también están ayudando a la introducción de artistas latinos en Estados Unidos?
Quizás depende más del género musical que de la procedencia. Es difícil que la música regional mexicana haga el crossover hasta llegar al consumidor estadounidense. En cambio, Pitbull, Shakira y muchos otros forman parte del mainstream sin ninguna duda.

publicidad

Sin embargo, son artistas que hace 10 años quizás no hubieran tenido un acceso tan grande al fan de Estados Unidos
Shakira, por ejemplo, fue de las primeras que tomó ventaja de las nuevas tecnologías y los nuevos procesos de distribución. Hoy, cuando sacamos un artista en Estados Unidos, México o España, la gente ya está conectada por redes sociales y se salta las barreras geográficas. Nosotros vemos cómo hay artistas que empiezan a tener éxito en países en los que ni los hemos sacado.

Me está hablando de la utilización de datos para el diseño de la carrera de los artistas…
Claro. Nosotros vemos cómo los artistas empiezan a generar interés en ciertas zonas y eso forma parte muy importante de nuestra decisión de negocio. Al final prima el criterio artístico, pero el número de views y plays que logra un músico hace saltar las alarmas.

¿Cómo explicaría el rechazo que han mostrado artistas como Taylor Swift o Kanye West a plataformas como Spotify? ¿Es justo el reparto de beneficios que da hoy en día el streaming?
Se trata decisiones muy personales. Los artistas que lo han hecho son personajes excepcionales en momentos excepcionales de sus carreras. Solo así puedes plantearte sacar tu catálogo de Spotify sin sufrir las consecuencias. No puedo valorar la segunda parte de la pregunta.

Para acabar, ¿qué factores señalaría como indispensables para que un artista sea un producto de éxito en la industria discográfica?

publicidad


Para empezar, debe tener talento y ser trabajador. Y, por nuestra parte, necesita nuestro marketing. Estamos en una industria en la que trabaja mucha gente para que las cosas ocurran. Parece que con el digital todo es mucho más fácil, pero yo siempre pongo el mismo ejemplo: antes teníamos un par de canales de televisión y tres radios musicales. Con un esfuerzo en esos medios tradicionales hablabas a todo tu público potencial y generabas un mercado con gustos homogéneos. Ahora tienes mucho más data, pero tenemos que buscar al consumidor por miles de plataformas que se consumen en decenas de soportes diferentes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad